10.5.08

Amar lo que se hace, hacer lo que se ama / la cultura alternativa



El destino de cada persona es muy cambiante y puede que lo que estamos haciendo hoy se nos dificulte hacerlo mañana por miles de motivos posibles, uno de ellos: la economía.

Ejemplo clásico, las personas que se dedican al arte.

Es una gran presión para un artista que en su niñez y/o juventud, sus viejos, sus “amigos”, sus enemigos y cualquier otro pendejo o pendeja, le digan que sí piensa que haciendo rock (o cualquier otra música no comercial), pintando, dibujando o en fin realizando cualquier actividad que implique caminos alternativos de arte y cultura, simplemente se morirá de hambre.

Hay quienes sobrepasando los limites entre el pesimismo y la estupidez, mal aconsejan a quien está dando sus primeros pasos en la creación artística, diciéndoles que abandonen lo que están haciendo. Esta es una posición que causa verdadera indignación, además de ser retrograda e ignorante de parte de quienes la asumen y defienden, pues no tienen el mínimo respeto ni por el artista, ni por toda la historia de la cultura y del arte, que en pleno siglo veintiuno, lucha contra esta clase de personas que menosprecian lo que otras hacen por el simple hecho de no entender.

Verdaderamente, no es nada fácil luchar contra todas las peripecias económicas que debe enfrentar un artista pobre o clase media en estos tiempos en los que cada vez es más difícil conseguir el pan. Tomando en cuenta que como dirían los buenos cristianos, no solo del pan vive el hombre, pues también tiene que preocuparse de la familia, el transporte, la ropa, el aseo y muchas otras necesidades, que influyen de gran manera en la situación espiritual e intelectual de cada uno.

Ello se ve reflejado en la obra del artista.

Una referencia de esto, es la historia personal y la obra de Vincent Van Gogh. Sus pinturas no contienen grandes lujos estilísticos, pero son realmente sorprendentes y cautivadoras.

Otro caso mencionable, en el plano socio-histórico, es el periodo conocido como post guerra -guerra fría, en el que los artistas plasmaban la difícil situación política y diplomática existente en el mundo, en aquel momento.

Y es este aspecto el que hace tan interesantes los espacios alternativos (que aunque son pocos) se brindan, en donde los artistas intercambian experiencias atravez de sus obras con un modesto público, que verdaderamente siente esa inquietud de experimentar otro ambiente, diferente a lo ultracomerciable y la mentalidad de lo financiero per se.

Después de todo Van Gogh hizo lo que amó y amó lo que hizo, aunque sus maestros sumergidos en la profunda de ignorancia y/o la envidia, le dijeron que no pintara más, pues no sabía hacerlo. Tristemente vivió entre la pobreza y la desgracia e irónicamente, sus obras en la actualidad valen millones de dólares.

Asimismo, tanto los americanos como los soviéticos, en el periodo de la guerra fría se vieron obligados a llevar su lucha más allá del poderío militar, científico y político, teniendo que desarrollar mucho más la cultura y el arte. Por ende, invertir capital en estos rubros. Y aunque esto significara que el arte se convertiría indirectamente, en instrumento de dominación y estatus, no hay que desmeritar la brillantez del progreso que tuvo.

Seria interesante que los administradores de la cosa publica y la empresa privada en nuestras sociedades latinoamericanas, invirtieran más en el arte y la cultura, pues beneficiaría directamente al artista y estimularía a los jóvenes ha experimentar otras opciones de vida, algo diferente ha trabajar para el Macdonals, trabajar en un call center, entrar a la policía o ejercito, entre otras labores que sabemos, son poca agradables.

Igualmente hay que incitar al artista, ha continuar por las sendas de sus artes y nunca subestimar la capacidad creativa de las personas.

La sociedad debe cambiar su perspectiva de amor al plástico y al dinero, la subcultura de una vida vacía, fundamentada en el consumo; para abrir paso a nuevos horizontes.

Permitir que cada cual haga lo que ame y ame lo que haga, aunque eso implique, transformar aquella mentalidad pesimista de la estupidez anti- artística.

- ¿Cuántas personas trabajan en algo que verdaderamente les gusta y viven de ello? Verdaderamente nunca he visto alguna encuesta que trate esta problemática, si la encuentran por favor informar. -

-Hay gente que rezan por la paz del Medio Oriente, yo rezo para que haya paz en el cerebro de G W Bush.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!