9.6.08

Libre mercado y crecimiento económico en América Latina

Los gobiernos latinoamericanos (salvo honrosas excepciones), están abogando aún por políticas económicas que tienen como objetivo el crecimiento económico perse, esta concepción desfasada de la administración y las finanzas públicas desconcierta de manera sorprendente, teniendo en cuenta la evolución histórica del mundo.

Las cuatro décadas anteriores y los años transcurridos del nuevo milenio, le han enseñado a gobiernos y a organismos internacionales de todos los rubros en el mundo entero, que el “mercado a la libre” representa poco más que la desigualdad en la repartición de las riquezas, por ende más pobreza junto a todas las penurias que esta trae. Sin embargo como en toda aula de enseñanzas hay toda clase de estudiantes: excelentes, malos o los que no quieren aprender.

A las dos últimas clasificaciones estudiantiles pertenecen aquellos gobiernos latinoamericanos de los que hablamos. Ya que aún después de la dolorosa lección histórica, plantean “combatir el subdesarrollo”, dando “en concesión” explotaciones de toda clase de recursos, privatizando servicios públicos, aprobando y haciendo cumplir leyes que “atraen” la inversión extranjera exclusivamente, o en fin “liberando” la oferta y la demanda, a sabiendas que todas estas decisiones, en experiencias anteriores, han traído consigo la pobreza y el hambre de millones personas, además de la destrucción del medio ambiente. Pero no todo es malo, pues han fomentado el crecimiento de las riquezas de oligarquías criollas (alumnos mediocres de las lecciones sobre libre mercado) y de emporios transnacionales (graduados de honor de las clases acerca de libre mercado, aplicandolas siempre en beneficio propio).

Estos mismos gobiernos latinoamericanos son los que han descuidado la educación, la salud y la cultura de sus habitantes más pobres. Las funciones del Estado en estas naciones, se han limitado al “control de la opinión publica y la propaganda” o mejor dicho la manipulación de los medios de información, a “darle una mano” a la empresa privada o mejor dicho crear monopolios y oligopolios más fuertes y a “reprimir el delito” o mejor dicho esconder todas las deficiencias que traen consigo las políticas económicas puestas en practica, como aquel que al barrer la casa, pone el polvo bajo la alfombra.

Irónicamente, son estos gobiernos quienes mayores crecimientos económicos reportan en sus informes financieros, lo que no es nada irónico si tomamos en cuenta la carencia del desarrollo social integral de nuestros pueblos latinoamericanos, a los cuales se le ha explotado en beneficio de una nueva y distorsionada versión del “laissez faire, laissez passer” (dejar hacer dejar pasar, en la revolución industrial).

- La polítiqueria criolla, me agrada tanto como las cloacas en la madrugada, me afecta tanto como el sueño en la noche, y estan sucia como un polvo al medio dia -

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!