25.5.09

La unión de la izquierda en América Latina

Los partidos políticos de izquierda, en America Latina (en adelante AL), ya no son aquellos pequeños grupos, sectarios y divididos, que discutían sobre el revisionismo de Trosky o sobre la aplicación dogmática del socialismo científico; que dejo Marx como un importante legado intelectual, pero que, ni es infalible, ni es aplicable a las diferentes realidades sociales en tiempo y espacio (mucho menos en forma de disciplina marcial).


La Izquierda en AL, se ha adaptado a los tiempos, se han tomado el poder, no por las armas, sino utilizando como vía para llegar al mismo, los medios democráticos establecidos; han negociado con los distintos sectores sociales las políticas públicas a implementarse con el uso de vías igualmente democráticas como la consulta popular, han reestructurado de manera general sus ordenamientos jurídicos y constitucionales – como ha sido el caso de Venezuela, Ecuador y más recientemente Bolivia – para gobernar respetando el Estado de Derecho, ahora desde un enfoque social, pero, sin dejar de respetar derechos como la propiedad privada (con sus respectivas limitaciones, por ejemplo en el caso de Bolivia constitucionalmente se prohíbe la tenencia de más de cinco mil hectáreas de tierra), o la libertad de expresión, los cuales históricamente se les ha criticado a los gobiernos socialistas su negación, dicho sea de paso, la mayoría de las veces intencionadas por los intereses creados de algunos cuantos.


Otro hecho innegable, es que la izquierda Latinoamericana, se ha dado cuenta que la unión no puede darse sólo en el plano nacional, sino que la integración regional debe ser una meta por la que se debe luchar, por ello se ha fomentado de manera nunca antes vista en AL la cooperación mutua internacional en muchos ámbitos. Reivindicaciones diplomáticas como la creación del ALBA o la incorporación de Cuba al Grupo de Río son ejemplos muy claros de nuestra afirmación.


Ahora bien, ninguno de estos triunfos de la izquierda en AL, son producto de la generación espontánea, sino que se deben a un proceso caracterizado por la madurez, el consenso y la unión estratégica de organizaciones como partidos políticos, movimientos sociales y otros grupos reivindicativos dentro de sus ámbitos de acción como sindicatos, grupos ambientalistas, estudiantiles, entre otros; esto a nivel nacional, y en el plano internacional, las izquierdas de AL van adquiriendo la experiencia necesaria para lograr consenso, obligadas a ello por una realidad: la competencia cada vez más difícil con poderosos bloques económicos regionales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!