5.6.09

PUBLICIDAD CONTRA LOS MADRUGONAZOS (II)



En nuestro artículo anterior, hablábamos sobre la importancia que tiene la publicidad y la relevancia dada en los medios de comunicación a ciertas acciones políticas, para contrarrestar figuras como el madrugonazo, definido este como “una acción o decisión política, aprobada de manera excesivamente rápida, por las autoridades gubernamentales (de cualquiera de los Órganos del Estado) en un momento en el que se suscitan ciertos eventos que dificultan el análisis, el cuestionamiento o la oposición a dichas acciones o decisiones políticas por parte de los ciudadanos”, sin embargo se nos quedaron en el tintero algunas apreciaciones sobre el tema.

Primeramente, que los antecedentes que nos muestra la historia en cuanto a políticas surgidas de un madrugonazo (citados algunos ejemplos el artículo anterior) han tenido fuertes efectos negativos para el país; fue el caso de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Panamá, que tuvieron uno de sus peores momentos en la historia, luego del indulto dado a Posada Carriles por la Ex - Presidenta Moscoso, o el demostrado fracaso de las reformas a la Ley Orgánica de la Caja de Seguro Social, que más que resolver los problemas de esta Institución, ha condenado a las nuevas generaciones a pagar lo que en su momento se robaron los burócratas a cargo de la Institución y los gobernantes que usaban la misma como caja menuda para sufragar un sistema de gobierno ultra - paternalista.

De la misma manera, permitir que el madrugonazo legislativo para obtener salarios sin trabajar, o seguridad para los Ex - Presidentes de la Asamblea Nacional, sería producirle al erario público, una perdida de millones de balboas que podrían ser utilizados en otras funciones inherentes del Estado o en inversión pública.

Por otro lado, resaltar la función social de los medios, no sólo para el conocimiento de cuestiones coyunturales como las prácticas políticas “de juego sucio” como el madrugonazo, sino también, lo consecuente que deben ser los mismos en la fiscalización de las actuaciones políticas de las autoridades, relacionándolas históricamente y observando los efectos de las mismas. Esto es darle el seguimiento respectivo.

Siendo objetivo, ha sido un verdadero ejercicio de democracia, el cuestionamiento y la oposición que mediante los medios de comunicación, han hecho tanto los periodistas, como la opinión pública en general. Si se mantiene este patrón, los medios de comunicación en nuestra sociedad podrían evolucionar de su estado de “cuarto poder” influidos en ciertas ocasiones por los vaivenes del sistema político, a un “cuarto poder” con caracteres visiblemente sociales y donde verdaderamente se les da voz al “sin voz” para que ejerza lo que se conoce como incidencia política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!