22.11.09

El silencio del famoso Alcalde

Los constantes desaciertos frente la opinión pública cometidos por el Alcalde de la comuna capitalina Bosco Vallarino, lo han llevado a declarar el silencio. “No voy a hablar más” dijo textualmente el señor Alcalde, olvidándose de su investidura de figura pública, sin mencionar que ha sido su carrera de anunciante de comerciales y comentarista lo que lo ha llevado a la fama en los últimos años, amén de su “triunfal” aparición en el famosísimo programa televisivo "Bailando por un sueño", en el que se le veía llorando constantemente para solicitar a la ciudadanía el voto para hacer realidad fantasías mediáticas de una de las participantes del programa.

Pero a lo largo de su corto periodo como Alcalde (y antes de el) Vallarino se ha visto involucrado en todo tipo de escándalos de alto perfil que implican desde allanamientos indebidos a prostíbulos, hasta emisiones indebidas de cheques del Tesoro Municipal a beneficio de su esposa; desde la renuncia al puesto de Asesoría Municipal de su Vice Alcaldesa - Roxana Mendez - , hasta denuncias presentadas contra conspiraciones de la guerrilla colombiana (FARC) sin evidencias conducentes, desde escándalos electorales por su ciudadanía estadounidense, hasta acusaciones de maltrato familiar.

Al parecer toda esta amalgama de situaciones confusas, que lo hacen cada vez más impopular ante la opinión pública han llevado a nuestro señor Alcalde a tomar la determinación de adoptar ese silencio “combativo”.

Ciertamente, el Alcalde no ha podido “callarse la boca” pues desde que declaró su silencio ante la opinión pública ha tenido que salir al paso, en dos ocasiones ante los medios: primeramente para defender su poco conocido proyecto de las villas navideñas ante el Contralor de la República – Carlos Vallarino - y más recientemente para defenderse del Presidente de la República quien le dijo: "deje de perder el tiempo en otras "cosas" y dedíquese a recoger la basura que es lo que tiene que hacer", lo que significa que Bosco más que Alcalde se ha convertido en esclavo de su puesto y como todo político: esclavo de lo que dice y prisionero de sus acciones.

Todos estos hechos implican dos grandes enseñanzas: en primer lugar la que debe aprender Bosco, y es que los medios de comunicación pueden ser una palestra para la fama pública, pero si no sabemos manejar la misma, con buena forma, con opiniones y acciones bien fundamentadas dirigidas hacia el bienestar público – más aún en un puesto como el que desempeña Bosco Vallarino – las opiniones emitidas y las acciones tomadas pueden convertirse en nuestros verdugos. Y es que jamás podremos dejar de hablar ni de actuar siendo una autoridad gubernamental en un cargo como el que desempeña el señor Bosco, sino hacerlo de la mejor manera posible.

Y en segundo lugar una enseñanza para nuestro pueblo, y es que escoger en un torneo electoral al que parece “más buena gente” o al que invierte más en propaganda es un profundo error que nos lleva a ser gobernados por figuras incompetentes que creen que todo se arregla ante los medios de comunicación, y que ven realidad social como percepción, cuando la realidad social es algo más complejo que una simple encuesta.

1 comentario:

  1. Bueno, es simple, el voto castigo que quisieron darle al PRD se invirtió y ahora los castigados son los que votaron por el señor alcalde, pero la acción se extendió a quienes no. Por ello, como tú señalas, hay que saber elegir, no era Velásquez, pero tampoco era Vallarino, quizás debieron darle a Miguel Antonio Bernal la oportunidad de demostrar si como alcade sería tan bueno como ciudadano y docente universitario, yo habría votado por él de haberme correspondido, porque estoy segura de que habría hecho un excelente trabajo. En mi distrito, San Miguelito, voté por el candidato independiente...

    Doris Hubbard-Castillo

    ResponderEliminar

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!