27.11.09

Matiza2: La patria desangrada


Los tiempos de esplendor de la batalla,

fueron momentos promisorios y sublimes

para quienes nos mandan...

entonces, disparábamos al horizonte

sin saber en realidad a donde terminarían las balas.


No importaba mucho de donde venían,

no importaba tanto donde pararían,

importaba menos si se alojaban en algún fulano,

fuera de cualquier bando.


En ese entonces:

“Todo fuera por la patria”

“todo fuera por el pueblo”

Más aún del pueblo que no es tan pueblo,

Y de la patria que ya ni es patria.


En el ocaso del conflicto,

que es momento perenne para los más,

había silencio y ya no teníamos ganas de matar al enemigo

que era prójimo antes de la patria,

aunque por orden se le mataba.


En el tiempo de la paz,

no recogímos las balas

ni meditamos el porqué de tirarlas

aunque en el horizonte nos halláramos

Y también nuestros hermanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!