18.12.09

"Cultura del exceso" y reformas tributarias



Hace unas semanas atrás el Primer Ministro británico Gordon Brown difundió un plan de recorte de gastos de la administración estatal, que busca lograr un ahorro presupuestario de unas 12.000 millones de libras (19.728 millones de dólares) en los próximos cuatro años.

Entre otras medidas para ejecutar dicho plan, se busca hacer disminuciones salariales a los puestos directivos en un 20%, cambiar los procesos de asignación salarial y además hacer de conocimiento público las sumas recibidas en concepto de salario por estos directivos. En palabras del propio Premier existe en la actualidad una “cultura del exceso”, esto en relación con los altos salarios devengados por estos servidores públicos y la priorización del gasto público: "El dinero que debería gastarse en salud, en escuelas, en policía y en servicios sociales se está destinando, en algunos casos, a salarios excesivos y a primas injustificadas, que están muy lejos de las expectativas de la mayoría de los trabajadores".

Ciertamente se vive una “cultura de exceso” en los términos que explica Brown, afectando de manera directa el presupuesto público británico.

Pero esa realidad no es ni típica, ni autóctona del Reino Unido ya que la misma es muy parecida a lo que vivimos en Panamá, donde puestos burocráticos de alta jerarquía, no sólo son extremadamente bien remunerados por su “trabajo”, sino que además reciben todo tipo de privilegios (que no tienen razón de ser) pagados con el dinero de todas y todos los ciudadanos, que entre otros son: combustible gratis para sus automóviles, exoneración de pago de impuesto de introducción de vehículos, guardaespaldas, pago de servicios como luz y agua en sus residencias; esto es muy cuestionable teniendo en cuenta las problemáticas sociales por atender y que dependen de asignaciones presupuestarias para llevar a cabo la solución de las mismas.

Cuando en la actualidad se plantean por parte del gobierno panameño, una serie de reformas tributarias que naturalmente buscan mayor percepción de ingresos a las arcas del Estado en tiempos de crisis económica, sería bueno preguntarles a nuestros amigos del gobierno si les ha pasado por la mente – como en el caso del gobierno británico – priorizar y reducir el gasto público, más en específico, reducirse los salarios o quitarse los tantos privilegios que tienen por cuanto los mismos representan grandes egresos al erario público, generando un gasto presupuestario innecesario.

Incrementar impuestos para seguir manteniendo a los altos burócratas dentro de una burbuja de cristal, en medio de tantas necesidades sociales, sería una cuestión absurda y una catástrofe para la economía nacional, pues por un lado se desincentiva la inversión y por el otro se institucionaliza (aún más) la desigualdad en la repartición de las riquezas creando dos tipos de ciudadano “el alto burócrata” y “el contribuyente” analogía moderna de lo que sucedía en los sistemas monárquicos del Medievo entre “la realeza” y “el súbdito” .

Ciertamente Panamá no es Reino Unido, de hecho estamos muy lejos de serlo y ellos muy lejos de ser Panamá, sin embargo ideas básicas en política económica y financiera como las que plantea poner en práctica el gobierno británico para sobrellevar la crisis económica – reduciendo y priorizando el gasto público -, sería bueno estudiarlas y ¿Por qué no? vislumbrar su aplicación en nuestro sistema.

Fuentes de apoyo:

http://www.libertaddigital.com/economia/reino-unido-ataca-la-cultura-del-exceso-y-limita-los-sueldos-del-sector-publico-1276378345/

www.prensa.com, Diario La Prensa, edición del martes 8 de diciembre del 2009.

http://www.martesfinanciero.com/mensual.html, Revista Martes Financiero, edición del martes 8 de diciembre de 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!