11.12.09

Se venden arbolitos canadienses

"Se venden arbolitos canadienses"


Dice el anuncio gigantesco afuera de los supermercados que te indica que “la navidad ha llegado.”

Pero no solo allí encuentras el dichoso anuncio, ya que los puestos de venta se reproducen como ratas. Los hay pequeños, donde encuentras algunos arbolitos muertos, los hay medianos donde encuentras algunos arbolitos muertos más y también hay macro puestos de venta donde la mortandad vegetativa se apila dejando en el ambiente un “sabroso olor a navidad”.

Hasta afuera de las casas hay ventas de arbolitos navideños, y es que: – no cae nada mal ganarse unos dólares, más aún si las regulaciones y los impuestos de introducción al país son pocos o nulos, como es el caso panameño –, pero en los supermercados se multiplica la ganancia por mil, con la venta de tanta naturaleza muerta.

Entonces, en los pequeños puestecillos de venta de los arboles canadienses (o de donde sean), lo que entra de la venta se va en los gastos de operación del negocio, y la poca ganancia termina financiando la cena navideña, a lo mucho alcanza para comprar algunos regalos con lo que sobra; situación que pone en evidencia “la dulzura de la navidad” que se mide hoy por la cantidad de plata que gastamos en cada furioso diciembre.

Como he dicho en los párrafos anteriores, para los supermercados la cuestión cambia y se recoge dinero a manos llenas con los árboles muertos, eso sí ,mientras se explota fuertemente a uno o dos ciudadanos y se pone en hipoteca a nuestro planeta, por ende a nosotros.

La Asociación Nacional de Árboles de Navidad (Asociación estadunidense, cuyas siglas en ingles es NCTA) afirmó que cada acre de árboles de Navidad producía el requerimiento diario de oxígeno para 18 personas; con 500.000 acres (2.000 km²) se produciría oxígeno para 9 millones de personas por día (CITA ÚNICA). Citamos esto para brindar un vistazo del impacto que causa esta actividad (in) cultural, característica de nuestras navidades; sin mencionar las muertes de las especies que se quedan sin habitad por la destrucción anual de miles de hectáreas de bosque, amén de que estamos en tiempos de crisis medioambiental en la que cada día el sol tuesta más y los desastres naturales están a la orden del día.

El ánimo fenicio de lucro y el desenfreno consumista nos brindan la oportunidad de poner en un rincón de nuestra casa un arbolito decorativo y oloroso, que luego tiramos a la basura o que nos reunimos para quemar cuando pase el tiempo navideño ¿serán estos hechos la analogía de nuestra propia destrucción?

A propósito de quemar arboles, he escuchado a diario, desde que entramos a diciembre una pauta radial de no sé qué supermercado (cuando lo sepa se los digo) que anuncia la venta de los famosos “arbolitos canadienses”, pero que advierte que si se quema el árbol al final de su uso “se causa un daño al medio ambiente”, como si cortar el árbol no hubiera sido un daño al medio ambiente.

No me sorprendería que nuestras autoridades empezaran a prohibir las quemas de árboles de navidad(que de por sí ya están muertos) , sin prohibir la importación decembrina de árboles canadienses, pues buscar la solución a los problemas en las consecuencias de los mismos parece ser la política Estado, como se hace con la criminalidad.

AMIGA Y AMIGO: Antes de pararte bajo ese anuncio que dice “se venden arbolitos canadienses” (o de donde sean) piensa en el planeta tierra, piensa en tu familia y en ti. Si no puedes dejar de comprarlo, por lo menos busca en una alternativa artificial (que podrás usar el próximo año) ahorrándote unos dólares y ahorrando algo de oxigeno para las futuras generaciones.

CITA ÚNICA: « http://www.christmastree.org/benefits.cfm Real Christmas Trees are a Benefit to the Environment (Árboles de Navidad reales son un beneficio para el medio ambiente)» (en inglés). Asociación Nacional de Árboles de Navidad. Consultado el 24 de abril de 2008.

- Fin -

4 comentarios:

  1. Me parece muy buen comentario...

    ResponderEliminar
  2. El famoso anucio comercial de la radio del que hablo es del supermercado Mr. Precio.
    Saludos,
    Joao Q

    ResponderEliminar
  3. Sólo para aclarar. Los árboles estadounidenses y canadienses vienen de bosques que son sembrados y "cosechados". Los canadienses son especialistas en conservar bosques naturales y en mantener bosques artificiales. No devastan los bosques, sino que van reforestando para volver a cosechar en años siguientes, eso es bastante mejor que acabar con la selva de Darién a través de la tala ilegal. En realidad es como sembrar tomates y cosecharlos y volverlos a sembrar... Seríamos muy inteligentes si empezaramos a pensar que podemos hacer con esos árboles de desecho en lugar de dejar que se degraden. Quizás podríamos hacer algo productivo que genere empleo para el 14% de población panameña que vive en la extrema pobreza y ni siquiera tiene trabajo en un supermercado...

    ResponderEliminar
  4. Pero si los Arboles demoran entre 6 y 8 años entre la siembra y cosecha es un tiempo considerable, no es como un tomate o una lechuga, hay una considerable cantidad de especies que se van adaptando a ese habitad.
    Saludos, Joao Q

    ResponderEliminar

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!