5.2.10

Dedocracia y zozobra política

“Se sabe cuándo empieza la vaina, pero no se sabe cuándo termina.”

Melanio Quiroz (mi abuelo)


Por muy manipulado que puedan estar los medios de comunicación (incluso las páginas web de las diferentes instituciones del Gobierno Nacional de Panamá) se deja ver en ellos (los medios de comunicación) que estamos ante un notable ambiente de zozobra política instituido por la dedocracia (designación de a dedo en algún puesto gubernamental).

Actualmente tenemos una Corte Suprema de Justicia casi de lujo, con 3 designados por el Gobierno de Mireya Moscoso y 2 designados por la actual Administración gubernamental. Con algo de matemática simple se deduce que existe un match de 5 Magistrados que han sido puestos allí por la alianza de partidos políticos en el poder, contra 4 que han sido nombrados por las administraciones gubernamentales PRD. No entraré a decir que esta Corte Suprema este parcializada, ni tampoco que es obediente a las directrices del Órgano Ejecutivo, mucho menos que la Corte Suprema garantizará los intereses personales de ciertos individuos que de por sí tienen mucho poder político y económico, pues eso sería en cierto modo especular. Usted saque sus propias conclusiones.

Lo que sí es cuestionable es la forma en que se designan los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia, la cual propicia una abierta dedocracia (Magistrados designados por el dedo del Presidente y ratificados por una Asamblea Legislativa que de más está decir, tiene una aplanadora que obedece a las decisiones tomadas por la bancada de la Alianza de Partidos compuesta por Cambio Democrático, Partido Panameñista, Unión Patriótica, MOLIRENA, además de los desertores perredianos).

Tengamos en cuenta que se le ha dicho en incontables oportunidades a las diferentes administraciones gubernamentales (sobre todo a la actual) de parte de diferentes sectores de la sociedad civil, que esta situación debe cambiar por el bien de la separación de los poderes, la democracia y el Estado de Derecho. Sin embargo se ha hecho caso omiso a este planteamiento, pues al parecer los intereses de algunos cocotudos están por encima de estos fundamentos en que se sustentan las sociedades modernas.

El lio de la Procuradora, en mi opinión, es un ejemplo del poder de la dedocracia que pone Magistrados en la Corte Suprema. Pero también envía un mensaje claro de parte del Gobierno Nacional, muy parecido a lo que decía George Bush en los EE.UU. cuando inició su “Cruzada contra el Terrorismo” que dicho sea de paso ha matado muchos inocentes ¿será que sucederá lo mismo en Panamá?. El legendario: “O estáis con nosotros o contra nosotros” fue la consigna de Bush, y ahora es la consigna secreta de quienes gritan a los cuatro vientos: “Ahora le toca al pueblo”.

No me voy a adentrar en la cuestión técnica - jurídica de quien debía designar al Procurador encargado, ni mucho menos si se debía defenestrar a Ana Matilde Gomez. Eso ya lo han hecho notables juristas como Bolivar Pedreschi o Molino Mola. Lo que sí no puedo dejar de expresar es mi más sincero dolor por lo que está sucediendo en la Corte Suprema. La manera en la que el principal órgano de Administración de Justicia en Panamá se convierta en un bastión de politiquería barata, interpretando las leyes y la Constitución para salvaguardar los intereses políticos de unos cuantos es una situación que sencillamente merece repudio.

Ya hay quien para evitar situarse en el ojo de la tormenta, ha decidido renunciar a su cargo público. Hablo precisamente del Fiscal Electoral Boris Barrios. Obviamente esa decisión no surgió por generación espontánea; sin lugar a dudas obedece a presiones de ciertos individuos que quieren concentrar poder político. Muchísimo ojo con esto pues, estamos ya ante el control político de la institución que se encarga de salvaguardar el cumplimiento prístino de lo que se conoce como la democracia procesal; en otras palabras la Fiscalía Electoral que tiene la función de vigilar todo lo referente a los delitos electorales, las violaciones cometidas en comicios, la protección del voto ciudadano en las fiestas electorales.

Imagine Usted si se convoca a un referéndum que busque la reelección Presidencial ¿Quién cuidará las urnas? ¿Un flamante Fiscal agradecido por su designación en ese puesto por la dedocracia del Órgano Ejecutivo?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!