24.5.10

Matiza2/ El Terco

Llegué a creer en la Sinceridad

Indagué
y me insultaron
Disentí
y me exiliaron
apostaté
y me crucificaron

Ahora, aunque no me creas
y me condenes
con tus mofas incoherentemente fundamentadas
sigo creyendo en la sinceridad

Grecia: Otra crisis económica *

Reducción de sueldos y pagas de pensiones, aumento en los años de jubilación y en las tasas impositivas fueron algunas de las medidas del plan de austeridad que aprobó el parlamento griego, con miras a paliar la crisis económica en la que está inmerso este país.

El descontento popular por las decisiones tomadas por el legislativo heleno, se vio reflejado el 6 de mayo con una manifestación en la que participaron 30 mi personas, que congregadas en los alrededores de la Plaza Sintagma (donde está ubicado el edificio del Parlamento Helénico) se enfrentaron con las unidades de control de multitudes utilizando piedras y cocteles molotov, mientras coreaban consignas como: ¡Ellos declararon la guerra. A rechazarla!, refiriéndose a los diputados griegos que sancionaron las leyes adoptadas para contrarrestar la crisis fiscal. Cabe destacar que el día anterior, se habían registrado violentos disturbios en las calles del centro de Atenas en los que murieron tres personas. Además hubo varios heridos y arrestados.

Tres diputados del Movimiento Socialista Panhelénico, fueron expulsados de la bancada por el Primer Ministro griego George Papandreou (quien también es Socialista Panhelénico), por oponerse al plan de austeridad. Según las autoridades gubernamentales griegas, las medidas fiscales buscan ahorrar unos 30 mil millones de euros al presupuesto de Grecia, en los próximos 2 años. Además, el programa de austeridad fiscal garantizará la dación de créditos internacionales por parte del Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea. Son aproximadamente 110 millones de euros los que entrarían al erario griego, de aprobarse dichos préstamos.

La situación actual de Grecia rememora tantas otras crisis económicas mundiales de reciente data. Incluida la estadounidense (que vale destacar, aún no termina). La especulación financiera de grandes agentes económicos, el desmedido endeudamiento público externo, concatenado a un endeble sistema de pagos a los créditos internacionales; amén de las condiciones previas impuestas por las instituciones (FMI, BM, etc.) para otorgar dichos préstamos - que muchas veces terminan por enredar más los problemas en lugar de solucionarlos-, así como el endeudamiento público interno a altas tasas de intereses son algunas de las causas de los colapsos financieros internacionales.

Obviamente, sí la economía mundial es como una cadena, cuyos eslabones son los países, los organismos económicos internacionales, las grandes empresas transnacionales y la banca privada internacional cuando se afecta el pago de deudas entre un eslabón y otro, se genera afectación directa o indirecta en los demás eslabones. Asimismo, la especulación financiera producida por cualquiera de los eslabones afecta a segundos y terceros.

Lo lamentable es que en este juego pocos son los que pueden tomar resoluciones. Y estas decisiones terminan por afectar a los más de 5 mil millones de habitantes pobres del mundo.

El manejo de los presupuestos públicos parece pertenecer más a gobernantes, empresas transnacionales y burócratas de los organismos financieros internacionales, que a los ciudadanos de los países, generando un verdadero problema de democracia, pues unos cuantos deciden en los parlamentos, los ministerios de economía, entre otras oficinas refrigeradas, lo que afectará a las grandes mayorías trabajadoras. Es irónico -por ejemplo- que en una de las democracias más antiguas del mundo, sean destituidos tres parlamentarios por ir en contra de una línea política, que a su vez ha sido rechazada por miles de griegos.

En el caso de la reciente crisis económica de los Estados Unidos, se optó por emprender un plan de “rescate financiero” que se centró en otorgar préstamos multimillonarios a bancos y aseguradoras (culpables de la crisis en buena medida). Poco se hizo por aquellos que perdieron sus casas al no poder pagar las hipotecas. Lo mismo sucedió en Alemania y Francia, que ante el peligro de que estallara una crisis en sus economías, se decidió otorgar cuantiosos “paquetes de rescate” a bancos, sin tomar en cuenta la situación de millones de desempleados que hay en aquellos países.

En Grecia ha sido lo mismo. Se busca combatir la crisis, por el lado más delgado de la cuerda, disminuyendo el pago de sueldos y pensiones a los trabajadores cuando han sido los malos manejos del presupuesto público, la corrupción, la falta de prioridad en los gastos (8 mil millones de euros por año en gasto militar. Grecia es el país de la Unión Europea que más presupuesto dedica al ejército, equivale al 4,3 % de su PIB) y la especulación financiera por parte de poderosos agentes económicos las verdaderas causas de la crisis economía en Grecia.
* Publicado en el Diario La Estrella de Panamá. 22 – 05 – 2010.
Agradecimientos a la Licenciada Doris Hubbard y a La Estrella de Panamá por cederme el espacio en la sección de opinión.

5.5.10

Criticar por criticar no es Crítica

“…Escudriña y encuentras, aquí está la verdad a la paz que tanto requerías.”

RENCILLA (BANDA PANAMEÑA DE ROCK) – de la canción “PARA LA GENTE”



Hago de este espacio trinchera, esta vez para criticarnos. No para criticar a las autoridades gubernamentales o al sistema económico, nisiquiera para criticar a los medios de comunicación (Por lo menos no directamente). Sino para criticarnos como sociedad.

Quiero decirle a Usted que se ha tomado la tarea de leerme, que lo que estoy escribiendo no es un artículo redundante sobre la crítica, más bien es una crítica a nuestra forma de criticar.

Casi todos los días escucho a los “analistas políticos” en la radio o tengo la desdicha de tener que ver en la TV - sobre todo por la mañana – a los que yo llamo “los consejeros morales de la patria” que son estos tipos y tipas que se paran frente a una cámara y empiezan a hablar, como quien lleva una carretilla, sobre todos los problemas del país y luego proponen como solución lo primero que se les viene a la cabeza (si es que proponen algo).

De este ejercicio, he podido concluir, que nosotros (casi todos los panameños) hemos caído en el mismo juego de estupidez que realizan faena con faena radiodifusores y/o periodistas de la pantalla chica: Criticar por criticar. Sin ver las implicaciones que eso tiene o peor aún, sin juzgar antes sus propios actos, amén de la fatalidad de no aportar soluciones coherentes para acabar con esos problemas que critican, mucho menos de trabajar en alguna alternativa provechosa y sustentablemente.

Así ve Usted al que tira la basura en la calle y luego se queja de lo sucia que está la ciudad; o aquel que haciendo prejuicio terco e inculto dice: “En Panamá no hay cultura”, cuando no se ha tomado el tiempo de leer alguna obra de escritor panameño, detenerse a ver un baile Congo o preguntarle a algún muchacho o muchacha ¿Qué es aquello del pasa – pasa? que aunque a Usted pueda o no gustarle, es parte de nuestra cultura. Atrevida es la ignorancia ¿NO?.

No vengo a juzgarlo a Usted moralmente. NO. Vengo a contar lo que he visto en muchos compatriotas y lo que hago yo en no pocas ocasiones.

Nuestro prejuicio social busca en el defecto ajeno la salvación de sus desaciertos, y si nos pasamos comparando situaciones terminaremos alabando nuestras obras, por muy malas que sean.

Inmersos en las “perfecciones” que vemos en las películas de Hollywood, en la eficiencia del Blackberry o el orden lógico que encontramos en el Facebook, es muy fácil censurar lo que está creando nuestro vecino, lo que están haciendo los niños y jóvenes o por lo que están protestando los obreros.

La próxima vez que se de a la tarea de criticar investigue un poco a fondo el asunto; las verdaderas causas de los problemas o mucho mejor proponga una solución, aunque lo ideal es que trabaje para construir esa solución.

¡Que pelotera!


12 medio día. Fila gigantesca en el banco. Aire acondicionado dañado. Todo el mundo suda y se sienten olores atléticos. El calor exaspera los ánimos de manera olímpica.


De repente, dos grandes analistas beisbolísticos - uno chiricano y otro bocatoreño – discuten sobre un asunto relacionado a luchas dentro de cierto estadio. Al no llegar a un acuerdo amistoso – cual partido organizado por FIFA entre Brasil y Argentina – se enfrascan en un duelo boxístico. La multitud no tarda en arengar al púgil  de su preferencia. Se forman batucadas entre los espectadores.

Los policías entran a arbitrar el combate dando swines completos con sus macanas.

Al fondo se escucha una voz de radiodifusor profesional – grave y sonora, como la del enigmático Señor que trasmite hípica- diciendo: ¡ESTO SI ES DEPORTE!

Matiza2: Pueblo Caótico


Somos caos

es nuestro origen

¿Por qué reniegas?

Pretendes imponer un orden anti natura en estas vastedades del trópico

trayendo leyes de la senil y aburrida Europa septentrional

bien sabes que es incoherente aquello

como tu cara de morisqueta política cada vez que haces lobby con tus amiguetes corruptos



Somos caos

es nuestro origen

¿Por qué reniegas?

Avergonzándote del chombo y del cholito

porque tú eres lo más cercano al ario

censurando el vacilón del populoso, el jolgorio de la calle, las cervezas del fin

y señalando los errores en los que vos incurres sea inconscientemente o en pleno conocimiento



Somos caos

es nuestro origen

¿Por qué reniegas?

Comiéndote el cuento anglosajón de que lo importado dura más

a la larga te cagas en casa sin usar el escusado

críticas al mulato de haragán y él hace de tripas corazón para cuidar de tu bienestar y apariencias

te mantiene la ropa planchada y los zapatos bien lustrados,

y si él se viste de buena ropa, dándole rienda suelta a tu pervertida cizaña te preguntas:

¿Qué andará traficando?



Somos caos

es nuestro origen

¿Por qué negarlo?

Hablando en los foros académicos sobre el desarrollo progresista nacional

y luego pides que el indígena que vive en comunitarismo

venda las tierras vírgenes al mejor postor

pues tu estarás en primera fila

para revenderlas al gringo que grito: ¡o my god! Cuando vio las fotos de las vetustas montañas



somos caóticos, el único orden conocido es nuestra amalgama de orígenes

que si bien como tu dices puede ser nada también lo es todo

guiados por los rumbos de nuestras mescolanzas congénitas

atendemos sin coacción nuestro natural desbarajuste.

¿Por qué reniegas?