5.5.10

Criticar por criticar no es Crítica

“…Escudriña y encuentras, aquí está la verdad a la paz que tanto requerías.”

RENCILLA (BANDA PANAMEÑA DE ROCK) – de la canción “PARA LA GENTE”



Hago de este espacio trinchera, esta vez para criticarnos. No para criticar a las autoridades gubernamentales o al sistema económico, nisiquiera para criticar a los medios de comunicación (Por lo menos no directamente). Sino para criticarnos como sociedad.

Quiero decirle a Usted que se ha tomado la tarea de leerme, que lo que estoy escribiendo no es un artículo redundante sobre la crítica, más bien es una crítica a nuestra forma de criticar.

Casi todos los días escucho a los “analistas políticos” en la radio o tengo la desdicha de tener que ver en la TV - sobre todo por la mañana – a los que yo llamo “los consejeros morales de la patria” que son estos tipos y tipas que se paran frente a una cámara y empiezan a hablar, como quien lleva una carretilla, sobre todos los problemas del país y luego proponen como solución lo primero que se les viene a la cabeza (si es que proponen algo).

De este ejercicio, he podido concluir, que nosotros (casi todos los panameños) hemos caído en el mismo juego de estupidez que realizan faena con faena radiodifusores y/o periodistas de la pantalla chica: Criticar por criticar. Sin ver las implicaciones que eso tiene o peor aún, sin juzgar antes sus propios actos, amén de la fatalidad de no aportar soluciones coherentes para acabar con esos problemas que critican, mucho menos de trabajar en alguna alternativa provechosa y sustentablemente.

Así ve Usted al que tira la basura en la calle y luego se queja de lo sucia que está la ciudad; o aquel que haciendo prejuicio terco e inculto dice: “En Panamá no hay cultura”, cuando no se ha tomado el tiempo de leer alguna obra de escritor panameño, detenerse a ver un baile Congo o preguntarle a algún muchacho o muchacha ¿Qué es aquello del pasa – pasa? que aunque a Usted pueda o no gustarle, es parte de nuestra cultura. Atrevida es la ignorancia ¿NO?.

No vengo a juzgarlo a Usted moralmente. NO. Vengo a contar lo que he visto en muchos compatriotas y lo que hago yo en no pocas ocasiones.

Nuestro prejuicio social busca en el defecto ajeno la salvación de sus desaciertos, y si nos pasamos comparando situaciones terminaremos alabando nuestras obras, por muy malas que sean.

Inmersos en las “perfecciones” que vemos en las películas de Hollywood, en la eficiencia del Blackberry o el orden lógico que encontramos en el Facebook, es muy fácil censurar lo que está creando nuestro vecino, lo que están haciendo los niños y jóvenes o por lo que están protestando los obreros.

La próxima vez que se de a la tarea de criticar investigue un poco a fondo el asunto; las verdaderas causas de los problemas o mucho mejor proponga una solución, aunque lo ideal es que trabaje para construir esa solución.

2 comentarios:

  1. Hola me gusta tus blogs. Mira yo estoy buscando escritores de blog para mi sitio www.vozdepanama.com Si te interesa escribeme al vozdepanama@vozdepanama.com

    ResponderEliminar
  2. Se ha borrado la línea que separaba la noticia del comentario.

    Un periodista equis lee una noticia sobre un problema bien jodido y luego propone una solución dizque brillante para dicho problema.

    Esta es la forma en que comunmente se presentan las noticias en nuestros canales de tv y en la radio.

    Pero en mis tiempos...

    En mis tiempos era otra vaina...

    En mis tiempos se suponía q el periodista equis leía la vaina y se tragaba su opinion. Na mas leia y punto. En algun momento entre Lucy Molinar y Juan Carlos Tapia y Hugo Famanía (Me los imagino en una reunión maléfica decidiendo no conformarse con sus roles) ocurrió un cambio profundo en los noticieros y en el periodismo en general.

    Surgió el presentador/comentarista/paladín del pueblo. Un man full en panga q dice lo q le da la gana de economía, de los tranques, de la violencia y por supuesto de farándula. La gente llama y opina y se suma al mar de insensateces y aparecen en pantalla señores y señoras pidiendo alguna ayuda social y de pronto el noticiero es un poquito programa de debate, un poquito programa de comentario radial y un poquito teletón.

    El presentador de noticias presenta la noticia, critica la noticia y encima tiene los huevos de dizque resolver la noticia. Yo sé que la objetividad es un mito pero no estamos exagerando?

    ResponderEliminar

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!