4.6.10

Eso é ploblema tuyo.

La ciudad te tragará impunemente 



y


terminarás desechado
junto a las montañas de basura.
--


Esta vez, quiero expresarme de manera totalmente diferente a la usual, para hablar de un tema muy común: Lo difícil que es andar por la ciudad sin que te pasen cosas curiosas.

El otro día caminaba hacia la Universidad y paré a comprar saldo para el teléfono en una tienda. Como es costumbre para mí, abrí la envoltura de la tarjeta en el mismo establecimiento donde la había comprado.
Inicié todo el procedimiento para meterle el saldo a la cuenta de teléfono y

¡Voilá!

La gigantesca computadora, al otro lado de la línea, me mando un mensaje diciéndome que el código de la tarjeta de saldo, estaba errado; sin embargo el saldo no había entrado a mi cuenta.

Intente:

Una… dos… tres veces más. Tratando de buscar los errores cometidos por mi parte. Obtuve el mismo desenlace.

Le comuniqué a la joven que me había vendido la tarjeta de recarga (Una asiática – nada contra los asiáticos ¡Eh! -) sobre lo que estaba pasando y que por favor me ayudara con aquello.

La joven preguntó: “¿Y tu complate(1) esa taljeta(2) aquí?”

Yo le dijo: “Bueno, es que no me he movido de enfrente tuyo desde que compre esto, tratando de meterle el saldo al teléfono.” Le di el celular y la tarjeta.

Después de unos minuto y de varios intentos para insertar el saldo en la línea, la joven pareció no haber logrado resultados favorables.

Llamó desde su teléfono a algún lugar y dictó el número secreto de la tarjeta.

Luego, me regresó la tarjeta y el teléfono, y me dijo: “tu tene(3) que i a compañía pa´ ve si te aleglan(4) ese ploblema(5), yo no se que pasa tu teléfono.”

“Mejor dame mi plata para comprarme la tarjeta en otro lado.” Contesté.

“Yo no puede hace eso.” Respondió.

“Pero ¿Cómo que no?, es simple, tu me vendiste un producto que no sirve y yo te pagué por eso. ¿Porqué no me puedes devolver mi dinero?.” Dije.

“Yo no se, ploblema tuyo con Digicel.” Me comunicó la joven.

De repente se acercó un muchacho - también asiático -  y empezó a hablar en el que parecía su idioma natal con la muchacha.

Después de un rato, el tipo me pregunta: “¿Tú que quele(6)?

Sin pensar respondí: “Mi plata.”

“Eso é ploblema tuyo con compañía.” Dijo.

Me empecé a exasperar y le dije: “Chucha chino pero si ellos te distribuyen la vaina y tú me la vendes a mí, es más fácil que te den la plata a ti que a mí. Por favor dame la plata que tengo que ir pa´ lante.”

“Chucha e tu madle(7) hijue puta, - dijo el muchacho muy enojado - yo no se tu plata, eso é ploblema tuyo.”

Empezaron a llegar algunos clientes.

Al sentirme ofendido, empecé a gritar: “Coño pero que vaina. ¡Qué huevo loco!, uno compra su vaina y lo cogen a uno de agüeva´o...”

La gente empezó a mirarme bastante extraño: Como a un bicho raro.

Entonces, el muchacho al ver que su negocio se llenaba, y que  mi presencia ahí causaba molestias a los compradores, dijo: “Bueno, bueno, ya deja pelea. Coge tu plata y lalgate.”

Salí del negocio.
Con mucha adrenalina corriéndome por todo el cuerpo y un tanto enojado, pero con la satisfacción de

sólo por esa vez,

haberle ganado a la ciudad.
____

(1) Se supone que dijo compraste.

(2) Se supone que dijo tarjeta.

(3) Se supone que dijo tienes.

(4) Se supone que dijo arreglan.

(5) Se supone que dijo problema.

(6) Se supone que dijo quieres.

(7) Se supone que dijo madre.

2 comentarios:

  1. creo que no era necesario el sarcasmo con "se supone que dijo". Son gente que al igual que tú, luchan contra el sistema. Lo justo hubiera sido que pudieras llamar gratis a la empresa y que te resolvieran inmediatamente, porque los chinos son distribuidores (habría que examinar las condiciones entre ellos y la empresa). Claro que entiendo y empatizo con tu situación, pero sinceramente la cosa lingüística es una discusión en la que debiéramos sincerarnos; es decir ¿te molesta que no se hable bien el castellano (una lengua que nos impusieron los españoles)? Queda pendiente la película "Día de furia"!

    ResponderEliminar
  2. Hola Lucy, No me molesta para nada lo del idioma. De hecho, si te fijas en la parte de mis diálogos pongo los horrores idiomáticos que cometo como "pa´lante" o "uno compra su vaina" que en realidad los uso y más cuando estoy enojado.

    Totalmente al contrario, pongo las aclaraciones idiomáticas (quizá forma un poco sarcástica, como dices) para evitarme críticas de terceros perfeccionistas del idioma español, que siempre
    aparecen.

    Créeme que soy muy consciente de que los chinos son gente que lucha contra el sistema (quién podría ser más luchador dentro de nuestro sistema que un inmigrante que ha llegado desde muy lejos, como decía mi abuela con una mano adelante y otra atrás a un sistema totalmente diferente al suyo, ni que decir del idioma y que luego con sudor y sacrificio ponen su empresa) por ello desde el principio me refiero a las cosas que te pasan en la ciudad, viendo la ciudad como un enorme monstro que te engulle quieras o no.

    En este escrito podría decir que soy víctima del sistema neoliberal o del capitalismo, pero para hablar claro ser panfletario no es mi estilo.

    Ya en la cuestión de fondo, créeme que sí ellos supieran que Digicel no les iba a devolver el dinero por el producto defectuoso, a mí tampoco me lo hubieran devuelto. O sea, si mi reclamo no hubiese sido justo en ese momento merecería nada.

    Me lo devolvieron porque sabían que iban a tener retorno.

    Si no hubieran visto en amenaza sus ventas entonces me iban a mandar a casa del rayo a hacer el reclamo y no me hubiera alcanzado ni pal taxi.

    El vendedor al menudeo debe responder por el producto defectuoso en sus posibilidades, luego el procederá contra su distribuidor, a menos que se trate de otros problemas colaterales, por ejemplo un producto alimenticio que causó problemas de salud al consumidor, sin responsabilidad del vendedor al menudeo.

    Otra vaina, yo también soy chino por descendencia.

    ResponderEliminar

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!