2.10.10

El arte de pavonear*

(La imagen se pone más bonita si le das doble click)
Los pavos pueden estar pavoneando sin que aquello tenga visos de ostentaciones vanas.

Todo aquel ritual de cortejo, la elegante altanería en cada movimiento, las cabezas erguidas como próceres en los bustos, un paso, dos, un paso, dos, precisión exacta, cada paso, paso a paso, patas en sincronía caen al suelo, polvoriento, lleno de limo y hojas, plumas ¡Frush! levantadas desafiando al viento, señalando al cielo, los pescuezos en tensión, las cabezas erguidísimas…

Algunos pavonean aunque no son pavos, sino fantoches naturales. Su vana ostentación causa vergüenza ajena y una sensación parecida al asco.

Llenos de un motón de prendas compradas en una tienda de diseñador, incluso algunas son otro regalo barato. La gallardía de aquellos fantoches, fue adquirida en una escuela de mala muerte, donde el maestro es francés – se emborracha, una, dos, cinco veces, diario –, o quién carajos sabe qué adulador les dijo que tenían algún talento del que pueden hacer gala; eso sí, tienen un bello plumaje atravesado en el cerebro.

Los fantoches naturales suelen estar tres, quizá siete pasos adelante. Esto lo hacen para girar su cabeza hacia la derecha, mirar por encima del hombro y percatarse – disimuladamente – de que nadie les está observando.**

Como los pavos y los bustos, los fantoches mantienen siempre las cabezas erguidas, lo que indica que están perennemente orgullosos de su farsa.***
___

* Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, pavonear es hacer vana ostentación de la gallardía o de otras prendas.

**Sólo un fantoche observa a otro fantoche.

***El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, no se equivoca y es que aquello de pavonear no aplica para los pavos, sino para las personas.

1 comentario:

  1. **** morí de risa xD "Solo un fantoche observa a otro fantoche" xD

    ResponderEliminar

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!