9.11.10

En picada

Chicá


se deja caer el día
y mis ojos trajinados
 de azotes citadinos
ya confesaron sus anatemas

se cae el día
sobre cada partícula viva
que respiran más rápido
a la salida del letargo encantado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!