3.3.11

Derogaron la ley 8, no dormirse en los laureles

El presidente de la República, Ricardo Martinelli,
dijo que la decisión de derogar la Ley 8,
 se debe a que el 75% de la población rechaza la minería. 

A decir verdad, estoy realmente sorprendido con la promesa de derogatoria de la ley 8 (recursos mineros). No puedo ocultar mi alegría al ver el video en la web de Telemetro, donde Martinelli reconoce que: “es responsabilidad de Estado echar para atrás esa ley”, de hecho hasta me he dado una vuelta por sitios web de noticias para asegurarme de que no es ninguna broma aquello, y hasta me pasé por la web de la presidencia para ver si habían tirado algún comunicado y no me equivoqué: “Ante moradores y dirigentes, anunció un agresivo plan de inversiones por 100 millones de balboas que se desarrollará en las comarcas para construir nuevas escuelas, centros de salud, además de rehabilitar y construir caminos de producción para que mejores días lleguen a los habitantes de estas regiones.” Claro, nunca es mal momento para seguir haciendo campaña política.
Bueno, después de tanta mala noticia, que echaran del país a los amigos Paco y Pilar, los heridos en los disturbios, una niña muerta con los gases lacrimógenos, la burla del decreto 30 firmado por un poco de gente bruja, la misma ley 8, creo que es merecido tomar un aire y un vaso de agua mientras no nos la contaminen o privaticen el IDAAN. En este momento hay que reconocerle a Martinelli que aunque tarde, hizo algo que no acostumbra -¿Será orgullo empresarial?-, retractarse de las malas políticas en que encamina a Panamá, no sin hacer la aclaración: “yo no quiero que esto se tome como síntoma de una debilidad”…   
Ahora, lo que se quiere no es que Martinelli incumpla su palabra o que se derogue la ley 8 y luego aparezcan mini-leyes 8, hablando con algo de tecnicidad jurídica, que se empiecen a crear otras disposiciones igual o más lesivas a nuestro ordenamiento constitucional (como el artículo uno de la ley 8 que permitía a gobiernos extranjeros invertir en la minería) así como destructoras de la biodiversidad en Panamá. Hay que estar pendientes de eso, no dormirnos en los laureles, sobre todo cuando pasado mañana empieza el carnaval, no vaya ser que después de un mes y tanto de lucha vuelvan a tratar de burlarse de nosotros con un madrugonazo.
El otro punto importante es que Martinelli, aunque a veces parece no pensar lo que dice, es más astuto de lo que se cree. No desaprovechó para fustigar a sus “enemigos”:    “No puedo permitir que las confusiones provocadas por grupos radicales que se aprovechan de la nobleza y la valentía del hermano pueblo Ngäbe Bugle”, (enemigos que yo creo que son creados por el paranoico Mulino)… Además, Martinelli, si bien habló sobre la “derogatoria total de esta ley”, nunca dijo que Panamá estaría libre de minería ni que se daría (por lo menos) un periodo moratoria donde no se darían concesiones para exploración o explotación minera.
Los Ngäbes por esta vez han sido respetados, y ya hasta dejaron de llamarles analfabetas, borrachos, entre otros improperios, para llamarles Noble pueblo Ngäbe (hasta rima bonito);   se lo han ganado y fueron los grandes héroes de la patria en medio de todo esto, arriesgando el pellejo, les costó sangre y hasta una vida. Ahora bien, para quien escuche el discurso de Martinelli varias veces o lea lo que dice, todavía se siente que se subestima al pueblo Ngäbe, y es que parece que necesitan de “instigadores”, “agrupaciones con dobles agendas”, entre otros para que los “instiguen”, “azucen”, “manden” a protestar, como si los Ngäbes no pensaran por ellos mismos o no estuvieran claros de su cosmovisión indígena.
Hay que dejar claro que no son sólo los Ngäbes de la comarca quienes no quieren la minería, en Azuero tampoco quieren minas, en la ciudad no queremos minas, en Chiriquí marcharon contra las minas, y en Pacora (otra vez los Ngäbes) se pararon firme ante la amenaza de que les pusieran una mina y recordemos que un día después de aprobada la ley 8 se publicó en gaceta oficial una resolución en la que el Ministerio de Comercio e Industrias incorpora al régimen de concesiones mineras 499.98 hectáreas en el corregimiento de Pacora.
¿Seria mucho pedir que no se nos olvide todo esto?, se que quien lee también podrá estar alegre y sorprendido, pero nos han mentido bastante como para que la sonrisa nos dure, vuelvo a repetir, no hay que dormirse en los laureles. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!