4.4.11

¡Auxilio! Abogansters en mi televisión

En Panamá las series de abogados tienen bajo rating por el hecho
de que la gente esta cansada de ver abogados en la tele

Ya no es suficiente tener que ver al “consejero moral de la patria” (Alvaro Alvarado) ni a los payasos y payasas de los programas de la mañana, que se la pasan brincando como monos y hablando cada estupidez; ni siquiera es suficiente tener que ver una y otra vez en cada propaganda a estos pelaitos de Canta Conmigo que me gustaría ver sus boletines pa´ saber si estudian como cantan. NO, NO ES SUFICIENTE.

Ahora tengo que aguantarme a los abogansters que aparecen en la tele cada vez que la prendo. No se si tendré mala suerte, pero apenas aprieto el botón de ON del control, sea en el trabajo o en la casa, aparecen en la pantalla como por arte de magia Zulay o Abel ventilando sus problemas jurídicos en cadena nacional (nótese que no he dicho sus bochinches).

Hace algún tiempo, en un seminario de la U se hizo un debate sobre si llevar casos a la tele era ético. Al final lo ético es tan subjetivo y ambiguo como las concepciones religiosas, pero las conclusiones del debate fueron que eso de llevar los procesos a la tele afecta las investigaciones de los casos (argumento muy aplicable en este caso), que es una táctica para presionar a quienes juzgan para que se incline la balanza de uno u otro lado beneficiando al abogado con más poder en los medios (Hugo Famanía ha denunciado esto de las entrevistas prepago “te pago para que me entrevistes”), además, con las declaraciones vertidas puedan afectarse la privacidad de terceros que están dentro de los expedientes pero que no tienen nada que ver con esas discusiones mediáticas.

Después de todo ese es el estilo de muchos abogados y yo no puedo decir que de aquella agua no beberé porque de repente puedo toparme con un proceso excepcional en el que tenga que salir en tv, pero ¡Coño! Esta gente está tan pasada al punto que es aconsejable que Medcom y TVN vayan pensando en ponerlos en las planillas por la cantidad de horas semanales en las que aparecen en pantalla, no vaya ser que luego los abogansters demanden a las televisoras en un juzgado de trabajo.

Pa´ decir la verdad, yo creo que a estos dos deberían darle un espacio en alguna serie tipo la Ley y el Orden o Shark, para que saquen alguna plata directa (que indirecta debe haber mucha) de sus apariciones en tv, serian buenos actores con sus lágrimas y todo.

4 comentarios:

  1. Pues estoy de acuerdo contigo en partes. Si bien es cierto, para mì es una molestia ver còmo acuden a las televisoras a hacerse los santitos (tanto Abel como la Zulay porque èsta ùltima ahora es que le parece muy malo el complot contra Ana Matilde) en mi opiniòn, si no se lleva a tv, se olvida pronto o pasa desapercibido. Y pues, hablar de la ética de un litigante, no es lo mismo que hablar de la ètica de jueces y magistrados. Los primeros pueden llevarse individualmente al Colegio de Abogados, los segundos apuñalan la credibilidad de la instituciòn completa.

    Por cierto, ¿consumirà drogas èste Almengor? Porque en la entrevista que le hizo Castalia Pascual, parecìa estar alucinando. Hablaba de atràs pa'lante y de a'lante pa'atràs.

    Decìa: Le exijo al magistrado, al magitrado le exijo.

    Quien crea que la crrupciòn en el aparato judicial es de reciente data, esà pecando de ingenuo.

    ResponderEliminar
  2. Yo no veo televisión!

    hahah me gustan las peliculas y series, pero prefiero MIL veces, bajarla que verlo en la tele, porque me tendria que aguantar la publicidad.

    ResponderEliminar
  3. Hola, este comentario te va a parecer un poco raro, yo soy de argentina estoy haciendo una tesis sobre tu país y me gustaria tener algo de feed back si es posible que me mandes un mail o que yo te lo mande para hablar un poco sobre el tema, seria buenisimo
    angiepirra@gmail.com
    mil gracias

    ResponderEliminar
  4. no te austes por mi blog... es un medio de catarsis, te prometo que mi tesis es seria (o al menos eso creo)

    ResponderEliminar

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!