20.4.11

¿Pedofilia en la Iglesia?, ¡Bien y usted!

Imagen extraída de: http://huellasdeuncaminante.wordpress.com/
No me hablen de carteles ni de los Sopranos/ la mafia más grande vive en el vaticano/con el truco de la fe se cogen a la gente…
Calma Pueblo - Calle 13

     Comienzo a escribir estas letras con el riesgo de que con tanta mitología popular pululando entre la polución, me pueda transformar en algo así como un hereje. Es Semana Santa y según dicen, no nos podemos bañar en el rio porque nos convertiremos en pescado y al fornicar de forma segura podríamos terminar como un preservativo lleno de semen. Sigo escribiendo y pienso que no sería nada divertido que de repente me caiga al suelo transformado en un teclado, así es nuestro pueblo con sus cosas folklóricas, más católico por crianza que por fe y como muchas cosas en la crianza te las hacen “creer” a punta de miedo. 
     Hace más o menos un año se desató todo un escándalo por aquello de la pederastia de los “representantes” de Dios en la tierra, aquella vez toqué el tema desde un aspecto macro, de la Iglesia como institución y de las cartas a tomar, se llama   Iglesia Católica, poder político y pederastia y lo podrás ver haciendo click allí, pero no te me apures porque ahora hago otro análisis de la situación que tiene que ver también con el tema de la pedofilia de algunos representantes del clero. La diferencia es que ahora quiero hablar del problema en el caso panameño y de cómo los medios nos están ocultando información. 
     En una noticia de La Prensa publicada el 25 de enero de 2009, se habla del emblemático caso del sacerdote  Roberto González, quien fuera condenado por Juzgado Primero de Circuito de Veraguas por el delito contra el pudor, la integridad y libertad sexual en perjuicio de alumnos menores de edad del Instituto Jesús Nazareno de Atalaya. Se habla del caso, porque despertó el interés de la prensa en ese momento, cito: “(Roberto González) no ha querido bajar el perfil tal como se lo recomendó su propio obispo, el jefe de la diócesis de Santiago, Oscar Brown.” Cabe destacar también, que la medida que tomó la Iglesia en el caso fue la misma que toma siempre cuando se dan este tipo de situaciones imponiendo lo que ellos llaman “exilio eclesiástico”, en otras palabras, lo mandan a otra comunidad, de preferencia a una comunidad apartada; a González lo mandaron a El Bale, ubicado en la provincia de Veraguas, como dice la noticia “un pueblito enclavado en la cordillera central”.
     De estos casos poco se habla en nuestro país. Son todo un tabú. 
      Los medios los ponen en la sección de internacionales en pequeñas notas donde no se entra en muchos detalles. En un monitoreo por algunos medios internacionales me enteré de algunos datos muy actuales que no son conocidos por aquí. En Bolivia, por ejemplo, la Iglesia Católica pidió perdón por casos de pedofilia en que han incurrido algunos de sus sacerdotes. Un Obispo Belga reconoció que tenía relaciones sexuales con sus sobrinos (menores de edad en aquel tiempo) y que en Chile la feligresía está profundamente defraudada por los casos de pedofilia de altos jerarcas de la Iglesia Católica
     Y en los “medios de comunicación de masas” panameños, ¡Bien y usted!, ni hablan de lo que ocurre afuera y mucho menos se dan a la tarea de investigar lo que está pasando aquí; Roberto González es una excepción por su alto perfil, pero ¿Cuántos sacerdotes que mantienen un bajo perfil andan en sus vainas? No lo sabemos y con estos “medios investigativos” que siempre quedan bien con Dios y con el Diablo, en semana santa o en carnaval, dudo que algún día lo sepamos.
     En este último párrafo trataré de ser justo porque sinceramente me ha entrado algo de miedo el catálogo de transmutaciones que por estas fechas brinda la mitología popular. Este problema no es sólo de la Iglesia Católica. La fe ciega nos puede llevar a callar las peores felonías y hay muchos cultos religiosos donde se abusa sexualmente de mujeres y de niños, incluso diciéndoles que es una especie de experiencia religiosa que el pastor, rabino, o el encargado de las ceremonias tenga acceso carnal con ellos; eso es totalmente condenable, una verdadera porquería, pero la religión católica, la de mayor feligresía en el mundo debe poner el ejemplo y limpiar casa, como dije anteriormente, aunque eso implique hacer grandes cambios. Siempre propongo como solución a buena parte de estos problemasabolir el celibato o permitir que las mujeres puedan ser sacerdotes.

4 comentarios:

  1. Triste pero cierto. Ambas cosas, tanto los casos de abuso como el actuar (o el no actuar) pasivo de nuestros medios de comunicación, yo llevo ratos siguiendole la información al rollo de Chile. La religión es un tema que da pa ratos, yo hace rato vengo cocinando un escrito pero no me atrevo a postearlo, igual por alli lo pongo y discutimos...
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno que toques el tema Joao, interesante como siempre, una de las cosas que tengo pendiente hace rato es investigar un poco sobre eso.

    ... No sé si a estas horas estarás convertido en teclado pero te garantizo que por c*g**, no te conviertes en condón ni nada.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por sus comentarios.
    Definitivamente Ariel, la religión es un tema que da mucho de hablar, quizá hasta más que la política.
    Valentina, no me convertí ni en teclado ni condón.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Hola.Primero muchas gracias por pasarte por mi blog y comentar :)
    y segundo, yo pienso muy similar a tí en esto de la religión. Yo sólo creo en la vida y en disfrutarla.

    saludos!

    ResponderEliminar

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!