24.5.11

Puro bochinche en el almuerzo

Imagen extraída de La Prensa.com /¿Reparto de perdones?. En la reunión entre Ernesto Pérez B., Mireya Moscoso, Martín Torrijos y Ricardo Martinelli, el 29 de marzo de 2011, no solo se habló de economía y reformas constitucionales como se había informado. LA PRENSA/Archivo 
Hace unos días atrás hubo una reunión de Presidente con Ex-Presidentes a la cual no le presté NINGUNA atención, ni me inspiró a emitir NINGUNA opinión, ni por aquí, ni siquiera con la gente que me preguntaba la cuestión entre el café o las cervezas ¿Para qué quieres que te hable de cuatro que ya han comido las delicias culinarias de la Presidencia? Tú y yo estamos pagando esa comida, eso es  todo lo que te puedo decir.

Los pacieros se echaban a reir, pero me refutaban aquello diciéndome que era algo histórico y yo que no quería entrar en polémicas me quedé callado.

Que uno no le preste atención a las cosas no quiere decir que no esté pendiente de las noticias y como de esas cosas siempre se hablan en la radio y uno tiene que escucharla para no aburrirse en el trabajo, termina uno por enterarse hasta de lo que uno no quiere.

Bueno… Para no hacerles el relato largo, cuando se dio aquello, se dijo que los presidentes habían hablado “varios temas de importancia nacional” pero nunca se hablaba precisamente de qué hablaron, sobre todo porque ahora los periodistas están en ascuas con el régimen y no creo que a mi amigo Ricardo (Ja, ja, ja como dice Juan Carlos Tapia, no vayan a creer que es amigo mío), al Toro, a Martínsito o a la Yeya les hubiera hecho mucha gracia comer con tantos flashazos de fotos o entre pregunta y pregunta, después de todo, los manjares que preparan los chef de la presidencia tienen la fama de ser muy buenos como para que lo estén viendo a uno comer y ellos muy bien lo saben, la cuestión es que hicieron la cosa a puerta cerrada.

Hoy empiezan a salir por partes los temas de “importancia nacional” que hablaron, y en la primera entrega tenemos que Martin le pidió perdón a Mireya por perseguirla durante su gobierno, yo dije seriamente sarcástico: “Guaaao qué cosa más trascendental para la vida de todos los panameños” y luego pensé que como estaban con el bochinche y los dimes y diretes mejor se hubieran intercambiado emails o se hubieran hablado por mensajes de facebook. Para qué todo aquel despliegue “histórico” de protocolo, tanto gasto del presupuesto público (créanme que ese almuerzo no costó dos centavos) si iban a hacer lo mismo de siempre.

Bueno, no voy a ser tan pesimista, guardo la esperanza de que en verdad hayan hablado algo de importancia en aquel almuerzo, más allá de las peleas intestinas, esos rencores que se guardan al presidente sucesor porque sabe que comerá rico con los chef de la Presidencia. Volviendo a ser sincero, creo que la única razón por la cual me pongo a ver noticias es que me causan tan o más gracia que un pasquín de Condorito y para mantener la cordura hay que reírse un rato.       

1 comentario:

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!