19.6.11

Bien contento por mi Sele

Alberto "el negrito" Quintero celebrando la victoria ante El Salvador. Foto de www.as.com.

El fútbol ha sido el derecho a la épica, ejercido a tontas y a locas por el pueblo. Ha sido, y es, un instrumento de desviación de la agresividad colectiva hacia un cauce no político.
MANUEL VÁZQUEZ MONTALBÁN, Fútbol, Una religión en busca de un Dios

Ahora mismo Panamá acaba de ganarle a El Salvador y pasa a las semifinales de la Copa Oro para enfrentarse nuevamente contra Estados Unidos. Me disculparán. Estoy escribiendo con la emoción a flor de piel. Ciertos escritores dicen que eso no debe hacerse, pero como no me considero escritor, sino alguien que le gusta escribir, puedo incurrir en estas transgresiones. Estoy contento.
Tampoco soy periodista deportivo. No sé si alguna vez haya escrito algo de deportes o fútbol. No lo recuerdo y menos ahora que estoy contento. Por eso tampoco tengo que tener un lenguaje técnico al hablar de deportes. Je je je je.
La vaina es que me he gozado estos cuatro juegos. Cada gol. Cada falta. Cada penal. Cada paradón de Penedo (Casi, casi canonizado Penedo) o de  Manotas. Cada cagada de Matagato o de Bonaga, también las de Blas. Las gambetas de Cooper que tiene buen futuro el muchacho. Los Goles de Gavilan y Tejada. Los cabreos o las risas del Daly desde la banca, que ahora tiene unas ojeras que pa’ qué te digo.
Pero  los juegos que más que gocé y a la vez sufrí (porque el fútbol es eso. Una mezcla de emociones antagónicas) fue el juego contra Estados Unidos por las razones históricas, clásica riña entre David y Goliat y  el juego de hoy contra El Salvador, que se ha convertido en nuestro enemigo natural, hablando en términos futbolísticos o citando nuevamente a Manuel Vázquez Montalbán: Nuestro enemigo necesario. Es que cada vez que jugamos contra ellos, hay algo polémico. Una serie de eventos desafortunados que nos hacen llorar de cabreo o querer estar allí para atacar (lo digo de la manera más literal posible) al árbitro que siempre nos juega en contra.
Esta vez teníamos a la selección de El Salvador en contra con su poco de llorones como Zelaya (se parecía bastante al ex-presidente hondureño, pero esa es otra historia) Alas, Anaya entre otros apellidos de los que no me quiero ni acordar, el estadio RFK de Güashinton lleno de salvadoreños, al árbitro en contra, contra viento pero con la Marea Roja a favor, sacamos la victoria de la manera más agónica. En penales (casi, casi canonizado se me viene a la mente Penedo que sacó el primer penal que le regalaron a El Salvador y el primer penal en la ronda de tiros a penales para definir ganador)       
Ahora que estoy escribiendo de fútbol aunque esté contento, aprovecho para dos cositas que no había hecho y tenía ganas de hacer desde hace tiempo:
1-     Despotricar un rato contra un montón de malinches y vende patrias  que se gozan los clásicos del Real Madrid y el Barza como si de eso dependiera su vida. La verdad de una victoria o derrota de la Sele no depende mi vida, pero igual me pongo bien nacionalista y siento el triunfo de Penedo, Blas, Dely, Cooper, Rentería, Godoy, Baloy, Tejada (si no menciono a los demás es por falta de espacio) como mi triunfo propio, esa gente las ves fajándose en los entrenamientos aquí en el Rommel o te los encuentras en el super o en cualquier lado, pero dudo mucho que algún día veas a Messi o a Cristiano Ronaldo en persona y si lo viste, fue desde bien lejos. 

2-     Decirles a aquellos “intelectuales” que despotrican contra el fútbol  diciendo que es una “distracción para las masas” o el muy marxiano “opio”  que quiéranlo o no, ese deporte, así como lo ha sido el beisbol, cada vez se hace más parte de nuestra cultura de país. Acéptenlo y estúdienlo si es que de verdad les importa el país y su cultura. 

Bueno ahora que se me acabó el veneno, por lo menos por hoy, nada más me queda invitarles a que apoyen a la selección este miércoles 22, tengo entendido  que a las 8:00 pm. Panamá juega en semifinales contra los Estados Unidos. Recuerden que de nuevo tenemos en contra a la selección y sin duda alguna estaremos en desventaja numérica en las gradas. Recuerden también que los gringos piensan un 99% del tiempo en función económica y no les es rentable que Estados Unidos pierda y quede fuera de la final, porque luego no hay patrocinadores y no se llenan los estadios, así que ahora más que nunca hay que unirse a la marea roja y apoyar a la selección de Panamá.  

4 comentarios:

  1. eyy qué partidazo locoo ... un árbitro totalmente parcializado, mira que sacarle roja directa Blas, inventarse un penal que para nuestra fortuna, el porterazo que tenemos, supo atajar. El minuto 90 me regó ceviche en la blusa, hubo suspenso, hubo nervios, hubo emoción y ell futbol ganó. Viva la seleee carajo !!

    ResponderEliminar
  2. jeje mucha suerte para Panamá! Espero que le ganen a los Gringos jaja!
    saludos! ;)

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por sus comentarios.
    Bueno, acabamos de perder, pero creo que se hizo un gran trabajo.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  4. mmm que mal que perdieran :(
    solo me pasaba por aquí, saludos!

    ResponderEliminar

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!