7.6.11

De la ciudad, la lluvia y el desarrollo

Hablar de las alcantarillas desbordadas en esta época es llover sobre mojado, pero igual hay que decir algo porque por allí ya han dicho que van a llevar a Panamá al primer mundo con todo y metro, torre financiera, otro aeropuerto internacional, ampliación canalera y todas esas rebuscas.
Cuando uno empieza a hablar mal de esas cuestiones de una vez vienen a decirle a uno que se opone al desarrollo. Al desarrollo de verda-verda que no me opongo, pero el crecimiento desproporcionado, eso sí que es una vergüenza.
La ciudad se parece cada vez más a un hombre desnutrido y enfermo vestido con jeans carven, zapatillos rockport, camisa grandslam y lentes dolce & gabbana (no pueden faltar, porque luego se nota el hambre y la convalecencia en los ojos).
La ciudad está bien vestidita con su torre f&f (el tornillo), con mega centros comerciales, pacíficas puntas (si lo dice al revés tendrá el nombre de un sitio bien yeyé) y campos de golf hechos sobre los manglares (les invito a pasarse por Llano Bonito en mi querido barrio de Juan Diaz –antes nada que ver con Juan Díaz, pero ya se les acabó el espacio en Calle 50, Paitilla y San Francisco–).
Pero la ciudad apesta a la mierda desbordada de las alcantarillas y ya ni estas áreas bien vestiditas de la ciudad que mencioné se salvan de eso. Obviamente estas áreas tendrán prioridad al momento de los arreglos, la vaina es: Qué carajos vamos a hacer los que vivimos en las áreas desnudas o mal vestidas.
Estamos en el 2010 pero con los mismos alcantarillados de 1950 y es que si por lo menos esas alcantarillas se les diera mantenimiento, pero esa palabra se le perdió a los gobiernos entre tanto papeleo burrocratic.
Ese crecimiento desproporcionado, con patrocinio del gobierno nacional (juntos-facistas-un-mejor-Panamá) del que hablé por allá arriba de este escrito, se preocupará por seguir comprándole al hombre enfermo y desnutrido montones de ropas finas del primer mundo, se le podrá limpiar con algo de asco la bolsita por donde el hombre caga, se le pondrá venoclisis, pero no se le alimentará ni se invertirá  en medicinas y tratamientos para que se cure, la publicidad servirá para decir que el hombre está bien vestido, para decir que vestir bien es desarrollo, así como la ciudad hecha mierda pero con los edificios bonitos, así como los del primer mundo.

6 comentarios:

  1. Y con el panameño trancando la alcantarilla con basura que el Alcalde no recoge, peor la cosa. Saludos Joao.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien hijo, ya nuestro Juan Díaz se convertirá en un corregimiento yeyé, ya te veré vestido de CARVEN, jajaja Tu mami

    ResponderEliminar
  3. excelente! es como si me hubieses leído la mente... el gobierno debe de invertir en cosas realmente importantes para el pueblo panameño... educacion, salud, agua potable para todos... y ni hablar de cuidar los legados de la historia... gracias!

    ResponderEliminar
  4. ¡Muchas gracias por los comentarios!
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante tu post como siempre. saludos desde México!

    ResponderEliminar
  6. Entre una sociedad que al parecer se muda cada 10 min, no es capaz de colocar la basura donde debe ser, y un gobierno que simplemente le interesa ganar dinero como si fuera una empresa personal, el tema de las inundaciones, será un tema de todos los días. En algun escritorio debe haber muchos proyectos de como modernizar nuestros alcantarillados, pero encima debe haber millones de contratos brujos, procedimientos burocrático y 1000 planes de como seguir robando, no hay tiempo de mejorar... Como siempre muy atinado.

    ResponderEliminar

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!