1.8.11

Chimán, sus historias

Recomiendo poner en pausa el reproductor de música que está al lado izquierdo

Todo pueblo tiene sus historias y cada persona tiene su parte en esa historia, su punto de vista. Limitarnos a lo que nos dicen los libros es metodológicamente incorrecto, además, a veces puede resultar aburrido por venir la información de una fuente que en principio puede percibirse abstracta.
 Siempre que vamos hacia algún lugar, sobre todo cuando nunca hemos ido a ese lugar,  escuchamos historias nuevas, sean estas falsas o verdaderas, sobre algún hecho cierto o notablemente fantástico y sea como fuere, esas historias van dejando en nuestras mentes ciertas referencias. Cuando este proceso  pasa a ser colectivo se construye un imaginario popular, las nuevas generaciones aceptan como suyas las viejas leyendas y así mismo, van construyendo las propias.
De paso por Chimán escuchamos muchísimas historias. De hecho, desde que mi hermano y yo montamos la lancha, los nativos nos decían que en determinado punto del camino nos iban a dejar en una senda y que de allí pa´ alante tendríamos que caminar como cuatro horas y pedir permiso a un Cacique para poder quedarnos… Obviamente no fue ni parecido y todo fue parte de una broma que en principio nos dio algo de miedo. Luego, en un momento vimos un pueblo pequeño en tierra firme y allí nos quedamos sin tener que caminar ni dos minutos para llegar a la Plaza del pueblo y no pedimos permiso a nadie para quedarnos, sino que el pueblo nos acogió como dos chimaneros más. ¡Esa fuerza tienen las historias!
Me hubiera gustado poder filmar todas esas historias contadas por aquellos pintorescos narradores o cuando menos grabarlas en audio, pero no tenia tanta memoria en la cámara. Además, pensándolo bien, no tendría ninguna gracia escuchar aquellas leyendas frente a una pantalla como esta, mucho menos en este entorno urbano, otra razón para que tengas que ir a conocer Chimán personalmente.
Puedo decir que en este cassette personal llamado memoria tengo ahora cientos de historias de Chimán, así como muchos puntos de vistas diferentes sobre determinado tema, cuestiones que mi egoísmo no permitirá compartir, pero pude filmar algunas de esas historias como la breve reseña del pueblo de Chimán  (ver arriba)  contada por el señor Manuel Silvestre Justiniani y algunas otras más informales como  Chuchi...Sabrosa que ta´ la vida esta o de como llegué a Gonzalo Vasquez . No puede faltar la historia de La Iglesia el Fortin ni la de porqué el corregimiento de Gonzalo Vásquez  se llama Gonzalo Vásquez
No hay más nada que hablar, más bien, ahora hay que escuchar.

1 comentario:

  1. Buenisimo el trabajo que estas haciendo con estos reportajes.
    Saludos!

    ResponderEliminar

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!