15.8.11

Luto


A Efraín Rodríguez y a Cristopher Román
Que en paz descansen

Este tipo de noticias te secan la garganta a tal punto de no poder tragar. Pienso en que hubiera podido ser yo u otro compañero, o el vecino, un amigo de la infancia, un familiar.
Es cierto que el dolor llega sólo con las heridas propias. Todos los días vemos los tabloides pintados de rojo carmesí y otros colores relacionados con las crónicas de sangre… Color de balas, de cuerpos tirados en el pavimento, la tinta negra con descripciones grotescas del hecho, o de hipótesis y suposiciones estúpidas sobre el móvil, etcétera, etc., etc., etc., etcétera … Pero desde nuestros cómodos hogares de clase media (media baja, media alta o simplemente media) estas situaciones se ven como una vaina abstracta, lejana a nuestra realidad relativamente tranquila, hasta que llegan estas noticias y uno mira las cosas desde otra perspectiva, nisiquiera queremos salir de la comodidad y la supuesta seguridad del hogar después de escuchar algo así, pues caemos en cuenta que a cualquiera le puede pasar, incluyéndonos.
Me llamaron y me dijeron “Mataron a Cristopher, también a Efraín”, “déjate de awebasones” me costó contestar con la voz toda quebrada. Ahora que lo veo en las noticias ya no me quedo sin habla, más bien me dan escalofríos. Voy recordando  todas bromas de Cristopher y Efraín, los dos jodedores natos que siempre te sacaban una risa a carcajadas con sus ocurrencias. Ese es el recuerdo que conservaré de ellos. Eso sólo cuando pase toda esta indignación por tanta sangre derramada, este cabreo por toda la violencia incontrolable que nos sacude.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!