29.8.11

Mimetismo político e inscripciones masivas

CD respira en la nuca del PRD, es lo que dice el Diario El Siglo
“En Panamá la gente cree que los partidos políticos son el ejército de salvación o una agencia de colocación y que apenas se inscriben le van a dar un trabajo”

Hernando Franco Muñoz

Hace tiempo no escribo de política porque cuando lo hago me va dando dolor de cabeza y fiebre… Lo sé, me apasiono mucho y eso es malo en política, pero bueno…

No sé si seré tan idealista que hasta rayo en lo estúpido, pero apenas comienzo a leer los periódicos en la sección de política me van dando un montón de achaques y es que me cabrea la facilidad del mimetismo político que es lo que ahora está de moda.

Diputados, alcaldes y representantes que se cambian de partido con la misma facilidad con que usan el baño. Los motivos: 1- Para evitar procesos judiciales que les tienen engavetados por sus maleanterias mientras deciden en saltar del bando, 2- Para que le den partidas presupuestarias más jugosas para sus maleantarias, o 3- Simplemente para coquetear sin límites con el siempre atractivo poder del Órgano Ejecutivo, el más poderoso de todos en países como este. Esto no es nuevo y desde muy chiquillo cuando me empecé a interesarme por eso que se llama política yo veía que tal legislador se cambiaba para tal partido sin razones de fuerza (ni ciertas ni aparentes). Recuerdo que se habló mucho del caso de los saltamontes pero ahora ya casi nadie habla de ese tipo de acciones (diputados que se cambian de un partido de oposición a uno de gobierno) porque sencillamente eso es algo cada vez más natural.

El sábado y el domingo hubo una inscripción masiva en el partido Cambio Democrático. El mismo presidente, el del partido (y de la república) salió bailando y saltando, contento porque el CD tiene –según lo que dijo– 82,219 nuevos adherentes… Que hasta el mismo presidente salga saltando y bailando no es nada extraño, después de todo a él le gusta eso. Por otro lado los partidos políticos en Panamá tienden desde hace buen tiempo atrás a parecerse mucho a un sarao universitario o a un toldo de pindín donde se salta y se baila mucho, sobre todo si se está en el poder. Sí. El mejor partido parece ser el que tiene más gente adentro, no importa la calidad de la gente que se meta, siempre y cuando bailen al son de la música que tocan los que mandan.

Yo me pregunto ¿Cuántos se cambiaron de otro partido al CD para mantener el puesto de trabajo?, ¿Cuántos se inscribieron en el CD porque representa su parecer ideológico, o cuando menos porque piensan que desde ese partido político pueden hacer “verdaderos cambios”?, ¿Cuántos entraron sin tener intereses personales?, ¿Cuántos se inscribieron con una promesa de nombramiento de por medio? La verdad detrás de esas cifras frías hay muchas historias que no sé ni quiero saber, pero me parece que esa alegría de ahora y toda esa celebración les sabrá muy mal a futuro a un montón de “cuadros” del partido CD cuando llegue la hora de las primarias, porque cuando ese momento llegue, veremos la cortadera de cabezas y la torcedera de brazos que se va a fomentar, porque con estas inscripciones cada vez quedan menos espacios para quienes tienen aspiraciones a ocupar puestos de elección. La verdad eso tampoco me importa mucho, pero quería dejarles el análisis para ver qué piensan ustedes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!