18.10.11

Reflexión sobre la indignación

Ya pocas veces me pongo a reflexionar en voz alta, porque cuando lo hago a algunos parece disgustarle y no es que me importa que se disgusten, pero no me gusta darles el gusto de que el disgusto que les causo se convierta en rutina,. Después de todo ya estoy cansado, me estoy poniendo viejo y amargado y cada vez creo menos en los grupos grandes haciendo grandes cosas y por eso me he puesto huraño y poco participativo, pero es que siento que cuando hablo entre mucha gente no se me escucha (y hasta egocentrico nos ha salido el tipo) porque cada quien habla más duro a ver si le escuchan y esa vaina lo único que genera es una algarabía infértil. 
 No pretendo ser Dalai Lama ni me creo sus cuentos de paz incondicional, el cliché del Che me queda muy grande para tragármelo con todo y las millones de camisetas con su cara y cada figura mítica de la historia me despierta más escepticismo cuando me adentro a conocer sus planteamientos y su modo de vida, somos humanos de carne y todos cagamos y miamos y tenemos que comer. 
 Los nuevos iconos de la juventud me parecen creaciones del mundo del espectáculo (siempre necesario) e incluso los más progres no dejan de hablarte de una revolución vacía, más filantrópica que de esencia  y más que utópica, disparatada, por eso pienso que escuchar a Calle 13 hoy, es lo mismo que haber escuchado a Silvio Rodríguez ayer: Por más que pueda ser canción con algo de concientización social también tiene algo de aquella hipocresía tan progre que se pinta de oveja siendo loba… Si el sistema es tan sistema, por algo ellos están en él, “izquierdas” llenos de plata que han sabido a quien venderle su arte (a tipos como a mí, aunque ya no compro, pirateo)… Me quedo con las palabras sinceras de Bob Dylan que alguna vez dijo algo como “¿Ustedes creen que salí de la caja de cereal? Yo sé que nadie va a cambiar al escuchar una de mis canciones, yo sólo canto lo que veo que está pasando”.
 Creo que cada quien tiene que empezar a entender que nadie va a hacer nada por uno, quizá tus padres y si lo hacen en exceso te malacostumbran. De la misma manera, los gobiernos paternalistas malacostumbran a su gente a la vagancia y castran la productividad del emprendimiento y los gobiernos intervencionistas terminan por preocuparse más del color de ropa interior que llevas que por cómo va la ejecución presupuestaria (eso es lo que está pasando en Panamá)… 
 No es que me esté poniendo paranoico, no he dicho ni se me ha pasado tampoco por la cabeza que todo el mundo quiera joderte aunque así parezca, porque al final no es así, más bien es sencillamente que todo el mundo está en una lucha constante por sus intereses. Lo malo es cuando por buscar tus intereses afectas los de otros y eso lo hacen las autoridades de los gobiernos, lo hacen empresarios irresponsables, lo hacen los delincuentes, lo hacen los “lideres” sindicales, los estudiantiles y los de los “indignados”. Si cada quien trabaja lo suyo y deja de creerse Superman, Tio Sam, Ché Guevara o Pol Pot, las cosas en el mundo andarían mejor. Conclusión: Indígnese menos y trabaje más.

3 comentarios:

  1. Tienes razón. Aunque seamos sinceros, si te esfuerzas por superarte etc y el mundo sigue siendo igual de desequilibrado poco importa, por ejemplo, a mi me encantaría estudiar Literatura o Periodismo (en una unversidad que sirva para eso) pero resulta que necesito mucho dinero y ese dinero lo tienen unos cuantos que lo gastan en asegurse en tonterias superfluas...
    en fin... creo que cada quien debe hacer lo suyo pero también creo que como colectivo podemos marcar una diferencia..

    ResponderEliminar
  2. Decía el economista Fukuyama que el subdesarrollo de América Latina se alimenta de su incapacidad para la cohesión social. A pesar de que ese man no me cae bien, creo que lo que dice tiene algo de razón. Estas reflexiones tuyas en las que desestimas el deseo de las personas de unirse por una causa, son de una lógica aparentemente aplastante, pero sólo conducen al individualismo. Imagínate que terminas diciendo "trabaje más" y yo me pregunto ¿para qué? porque esa solución es más o menos una muerte en silencio.

    Se te quiere!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por sus comentarios.
    Bueno, cuando hablo de trabajo no es necesariamente es el trabajo pagado. Me he dado cuenta ahora que estoy prácticamente solo, hablando de "agrupaciones del movimiento social" cosas más interesantes que cuando lo estuve, los invito a pasarse por el canal de youtube de Mediocerrado http://www.youtube.com/user/mediocerrado para que vean un ejemplo concreto de lo que estoy hablando...
    Por otro lado, no desestimo la cohesión social, lo que desestimo, lo que no me gusta, que es lo que al final me desalentó a seguir involucrado en varias cosas es esa personalización de estos "movimientos", el vanguardismo, como subproducto de eso encontrados el coyunturalismo, pues se lucha por lo que ciertas personas "creen" que se debe luchar... De allí mi desconfianza en este tema, porque las masas pueden moverse, la pregunta es ¿Con qué interés final se están moviendo?
    Nuevamente, muchas gracias por sus comentarios.
    Abrazos!

    ResponderEliminar

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!