29.10.11

Libelo Contra la Muerte - Entrevista con el escritor Victor Rodríguez Gómez


Entrevista con el escritor Victor Rodríguez Gómez sobre su obra Libelo Contra la Muerte, ganadora del Premio Ricardo Miró en 1991.
A 20 años de su publicación, la obra tiene mucha vigencia.
Cámara: Ramón Humberto Benjamín Miranda
Entrevistador: Joao Quiróz Govea

25.10.11

Tempo Amarelo/ Tiempo amarillo (traducción)

Esta es una traducción al español de la poesía Tempo Amarelo de Renato Carneiro Campos.
La descubrí en la película Amarelo Manga y quise traducirla, primero porque no encuentro en internet traducción al español y segundo porque está buenísima, sobre todo por la fuerza ácida y corrosiva que tiene la misma. Espero disfruten leerla tanto como yo disfruté traducirla.

Arriba está la original al portugués y abajo la traducción al español.

Tempo Amarelo

Amarelo é a cor das mesas,
dos bancos,
dos tambores,
dos cabos,
das peixeiras,
da enxada
e da estrovenga.

Do carro de boi,
das cangas,
dos chapéus envelhecidos.
Da charque!

Amarelo das doenças,
das remelas,
dos olhos dos meninos, das feridas purulentas,
dos escarros,
das verminoses,
das hepatites,
das diarréias,
dos dentes apodrecidos...

Tempo interior amarelo.
Velho, desbotado, doente.

-----o-----

Tiempo Amarillo

Amarillo es el color de las mesas,
de los bancos,
de los tambores,
de los agarraderos,
de las peixeiras, (1)
de la pala,
y las carretas.

Del carro de buey
de los yugos,
de los sombreros envejecidos,
de la carne!

Amarillo de las enfermedades,
de las legañas,
de los ojos de los niños, de las heridas purulentas,
de los gargajos,
de las lombrices,
de las hepatitis,
de las diarreas,
de los dientes podridos…

Tiempo interior amarillo.
Viejo, pálido, enfermo.
_______________________
(1) Vendedoras de pescado.

18.10.11

Reflexión sobre la indignación

Ya pocas veces me pongo a reflexionar en voz alta, porque cuando lo hago a algunos parece disgustarle y no es que me importa que se disgusten, pero no me gusta darles el gusto de que el disgusto que les causo se convierta en rutina,. Después de todo ya estoy cansado, me estoy poniendo viejo y amargado y cada vez creo menos en los grupos grandes haciendo grandes cosas y por eso me he puesto huraño y poco participativo, pero es que siento que cuando hablo entre mucha gente no se me escucha (y hasta egocentrico nos ha salido el tipo) porque cada quien habla más duro a ver si le escuchan y esa vaina lo único que genera es una algarabía infértil. 
 No pretendo ser Dalai Lama ni me creo sus cuentos de paz incondicional, el cliché del Che me queda muy grande para tragármelo con todo y las millones de camisetas con su cara y cada figura mítica de la historia me despierta más escepticismo cuando me adentro a conocer sus planteamientos y su modo de vida, somos humanos de carne y todos cagamos y miamos y tenemos que comer. 
 Los nuevos iconos de la juventud me parecen creaciones del mundo del espectáculo (siempre necesario) e incluso los más progres no dejan de hablarte de una revolución vacía, más filantrópica que de esencia  y más que utópica, disparatada, por eso pienso que escuchar a Calle 13 hoy, es lo mismo que haber escuchado a Silvio Rodríguez ayer: Por más que pueda ser canción con algo de concientización social también tiene algo de aquella hipocresía tan progre que se pinta de oveja siendo loba… Si el sistema es tan sistema, por algo ellos están en él, “izquierdas” llenos de plata que han sabido a quien venderle su arte (a tipos como a mí, aunque ya no compro, pirateo)… Me quedo con las palabras sinceras de Bob Dylan que alguna vez dijo algo como “¿Ustedes creen que salí de la caja de cereal? Yo sé que nadie va a cambiar al escuchar una de mis canciones, yo sólo canto lo que veo que está pasando”.
 Creo que cada quien tiene que empezar a entender que nadie va a hacer nada por uno, quizá tus padres y si lo hacen en exceso te malacostumbran. De la misma manera, los gobiernos paternalistas malacostumbran a su gente a la vagancia y castran la productividad del emprendimiento y los gobiernos intervencionistas terminan por preocuparse más del color de ropa interior que llevas que por cómo va la ejecución presupuestaria (eso es lo que está pasando en Panamá)… 
 No es que me esté poniendo paranoico, no he dicho ni se me ha pasado tampoco por la cabeza que todo el mundo quiera joderte aunque así parezca, porque al final no es así, más bien es sencillamente que todo el mundo está en una lucha constante por sus intereses. Lo malo es cuando por buscar tus intereses afectas los de otros y eso lo hacen las autoridades de los gobiernos, lo hacen empresarios irresponsables, lo hacen los delincuentes, lo hacen los “lideres” sindicales, los estudiantiles y los de los “indignados”. Si cada quien trabaja lo suyo y deja de creerse Superman, Tio Sam, Ché Guevara o Pol Pot, las cosas en el mundo andarían mejor. Conclusión: Indígnese menos y trabaje más.

10.10.11

La Tribu, de Kuna Yala pal´ mundo!


Para apreciar mejor el video, poner pausa al reproductor 
musical a la mano izquierda del blog.

Tuve el placer de asistir a un toque de la banda La Tribu en el Sótano del Apartamento. La verdad es que los muchachos tienen muchísima fuerza en la tarima. El sonido es excelente, característica que se debe en parte al trabajo del sonidista del lugar que tengo que decir que hace de tripas corazón debido a que el lugar es bastante pequeño lo que hace que sea difícil conseguir esa acústica que pueden escuchar en el video y por otro lado, al trabajo de la banda, que en mi opinión debe dedicarle mucho tiempo a su arte y a los ensayos para que todo en vivo suene como si saliera de las bocinas de la radio, pero metiéndole también mucha emoción al asunto.
Así mismo, tengo que destacar la humildad de los muchachos, que a pesar de que ahora podría decirse que están en fama, hablaron con todos los fans que se acercaban a preguntar sobre diversos temas. Si me están leyendo, nunca cambien!
El contenido de las letras de las canciones de La Tribu guarda grandes enseñanzas, tanto en español como en kuna y en ellas toman posiciones sobre temas muy polémicos, reivindicando la lucha por la vida y la madre tierra y contra la contaminación (evidentemente muy influenciados de esa cosmovisión indígena tan llena de sabiduría), incluso posiciones políticas en estos tiempos en que ni los más políticos quieren comprometer sus opiniones. Sin más, los dejo con el video en vivo de la canción Olomachi, filmado en exclusiva para Mediocerrado. Préstenle mucha atención a la canción.  

2.10.11

Militares declaradamente gays: Una conquista democrática, aunque ajena [1]


Por: Silvio Teles

Desde 1993, en los Estados Unidos, regía una ley que prohibía a personas declaradamente homosexuales, ingresar a las fuerzas armadas. Era la ley conocida como “don´t ask, don´t  tell” (“no se pregunta, no se habla”). El fundamento social de la ley consistía en que la aceptación de la homosexualidad de los militares podría crear un riesgo inaceptable a la moral, el orden, disciplina y cohesión de las unidades, elementos de los que se compone la esencia de las capacidades militares.
De acuerdo con el texto legal, el Estado se comprometía, si no hubiese señal evidente, a no investigar el pasado de quien aspiraba a ser militar con la intención de descubrir la conducta homosexual. Por otro lado, el aspirante también aceptaba  a “no hablar” públicamente acerca de su orientación sexual. O sea, si aceptaba continuar dentro del armario, el homosexual podría ingresar y permanecer al servicio de las fuerzas armadas.
Aquellos que fuesen “descubiertos” eran destituidos de las fuerzas armadas, siendo irrelevante que tuviesen un excelente desempeño y mucho menos eran considerados sus derechos individuales. Cabezas de familias eran destituidos de un día para otro, sin oportunidad de reintegro. Desde 1993, más de trece mil militares fueron expulsados de las fuerzas armadas bajo el argumento de la aplicación de la ley.
La cuestión de compatibilidad entre homosexuales y el uniforme fue debatida cuando el caso de los sargentos del ejército brasileiro Laci Marinho y Fernando Alcântara salió a La luz. Los militares, que mantenían una larga relación afectiva, fueron blancos de persecución cuando decidieron asumir públicamente el romance. Fueron detenidos, condenados administrativa y hasta penalmente. Obviamente, las supuestas causas punitivas abiertas no se relacionaban directamente con sus orientaciones sexuales. Esto se trató, como sabemos, de una clara imposición moral arcaica que hirió gravemente los ideales de dignidad de la persona humana, de igualdad y libertad de expresión.
En los Estados Unidos, esa cultura irracional tuvo su fin decretado. Hoy el presidente estadounidense Barack Obama firmó la derogación de la ley “don´t ask, don´t tell”. Un paso importante –y porque no decir, tardío– para aquella autoproclamada “mayor democracia de América”, una democracia que no respeta la orientación sexual de sus ciudadanos, sea en el aspecto que sea, no puede llamarse una democracia seria.
Los frutos de la conquista fueron inmediatos: en el primer minuto de vigencia de la abolición de la ley prohibitiva, el primer matrimonio en el que se casa un militar estadounidense, Gary Rossy junto a  un civil Dan Swezy, quienes asumieron públicamente su relación siendo la primera unión de este tipo sin punibilidad o represión estatal.
No es necesario recordar que la orientación sexual no disminuye la inteligencia, la capacidad de acatar y recibir ordenes, la disciplina, el comando o el liderazgo de nadie. Lo que es cierto es que las instituciones militares requieren de sus miembros una conducta ética y profesionalismo, características presentes, o no, en hombres y mujeres, independientemente de su orientación sexual.
En Brasil, la cultura del militarismo homofóbico tiene uno de sus grandes sustentos en el artículo 235 del Código Penal Militar que considera un crimen “practicarlo o permitir al militar practicar actos libidinosos, homosexual o no en lugares sujetos a la administración militar”. Obsérvese que el título de este crimen en el Código Penal Militar es “pederastía u otros actos libidinosos” busca enfatizar la repulsión por la homosexualidad con toda la lectura del tipo legal, dejando claro que la expresión “homosexual o no” es totalmente necesaria. En esencia lo que se quiere prohibir son actos libidinosos dentro de las unidades militares siendo irrelevante quienes son los autores.
Aunque no existe aquí la política del “Don´t ask, don´t tell” sus efectos nefastos se hacen sentir en los que como los sargentos Laci Marinho y Fernando Alcântara y tantos otros anónimos, se convierten en blanco de persecución. Necesitamos inspirarnos en modelos sociales que, dando al orden cultural y moral su lugar, no sean capaces de suprimir derechos ni que condenen a los seres humanos por sus condiciones personales, como el ser homosexual. Por lo menos para el bienestar de los interesados, el sistema judicial brasileiro parece haberse percatado de esta realidad.
Quiera la sociedad o no, quieran los militares o no, la diversidad sexual está presente a nuestro alrededor, a nuestro lado, en nuestros hogares. Jueces y abogados gays, médicos y enfermeros gays, albañiles y camioneros gays, padres e hijos gays. Negarles los derechos, o mucho peor, negarles una existencia plena, hoy día, es lo mismo que intentar tapar el sol con una coladera. Felicidades a los Estados Unidos, estoy feliz porque se trata de una conquista democrática, aunque ajena.  
________
[1] El presente artículo de opinión fue publicado el 21 de septiembre de 2011 en el site del Periódico brasileiro O Globo con el título original  Militares assumidamente gays: uma conquista democrática, ainda que alheia. Por lo interesante del tema hemos decidido traducirlo al español.