12.1.12

Bosco el dramático, Bosco el escandaloso

Annabel de Vallarino, esposa de Bosco Ricardo Vallarino, reveló que la familia del exalcalde no iba a permitir que éste muriera con las botas puestas haciendo referencia su condición de salud. Extraída de http://www.critica.com.pa/
     La coyuntura me obliga a emitir alguna opinión, tengo que advertir que mi opinión es sólo eso y que quien esté esperando algún juicio técnico-legalista  de mi parte no lo encontrará. Suficiente he hablado de la institucionalidad otras veces, y en este caso específico lo único que podría decir es que el Tribunal Electoral desde un principio no debió dejar que Bosco corriera como Alcalde, simplemente porque no cumplía con los requisitos. Bosco renunció a la ciudadanía panameña y allí terminaron sus derechos políticos en Panamá. Querer venir a decir ahora que Bosco fue escogido por votación popular y que eso subsana cualquier otro error es como robarse un dinero luego pedirle perdón al que se lo robaste pero no devolvérselo.
Mi opinión es esta:

Bosco es dramático.      Entro a la Alcaldía con el beneplácito del Tribunal Electoral y la Asamblea Nacional sin cumplir los requisitos mínimos ¿Cómo lo hizo? A punta de lágrimas, con tamboritos y bailes, rezando –frente a las cámaras– con  estampitas del Niño Dios entre las manos, todo esto en las afueras del Tribunal Electoral ¿Lo recuerdan? Me atrevo a decir que los que hacen opinión popular  por poco envían los papeles al Vaticano para una canonización del individuo en cuestión, “pobrecito Bosco” decía la gente  y es que Bosco conoce la idiosincrasia del panameño común que se deja llevar, en la mayoría de los casos, por los sentimientos. Sus seguidores en ese momento parecían ciegos, y al parecer también se cegaron ante el espectáculo los Magistrados y los Diputados. Aunque mi lectura en el caso de estas autoridades es que hubo buenos negociados entre Panameñismo y CD para que Bosco corriera como candidato. No se puede negar que el personaje gozaba de popularidad e intención de voto, además imagino que después de las negociaciones llegaron sus buenos beneficios para los mandamases TE y a la Asamblea. Lo cierto es que Bosco cumplió con su misión, así como lo hizo en “Bailando por un Sueño” enamorando al pueblo panameño con su voz de locutor radial de los ochentas, su carisma y sus lágrimas. Entró así a la Alcaldía. No es ninguna coincidencia que ahora Bosco salga de la Alcaldía de la misma manera, dramáticamente, con lágrimas y males del corazón, echando culpas a todo el mundo. De esa manera incluso cae más bien parado que un gato, sale de la Alcaldía como el gordito (ahora menos gordo) bonachón de las villas navideñas destrozadas, lo último que pudo hacer en su penosa gestión.

Bosco es escandaloso.      Pocos días después de su entrada a la Alcaldía Bosco estuvo involucrado en el giro de un cheque de más o menos 4000 dólares (del presupuesto de la Alcaldía) para gastos de viaje, nada más y nada menos que de su esposa, después de eso Bosco no dio tregua al escándalo; se le ocurrió nombrar de Tesorero Municipal a un tipo que era más maleante que Al Capone y Media Luna fusionados, se gastó casi un millón en piscinas inflables, “donó” mucho dinero a los scouts (siendo él de la junta directiva), invirtió otros tantos millones en las villas navideñas, se puso su banda gástrica, fue haciendo “amigos” en el consejo municipal chequera en mano (otorgó partidas extraordinarias a concejales y representantes que no tenían justificación alguna) todo esto en una ciudad que tiene aceras en las que hay que caminar como si fuera  por la cuerda floja (cuando las hay), con los parques sucios (donde los hay), los monumentos descuidados (¿hay monumentos por aquí? Sí hay, pero ni parece) en fin, tantos egresos del presupuesto municipal malgastados en asuntos banales en una ciudad que necesita una ejecución presupuestaria efectiva en ideas y proyectos de vanguardia y que por ende precisa de un Alcalde proactivo, honesto y trabajador, no a un escandaloso empedernido que de cada dólar que entra a las arcas quiera sacar alguna rebusca.

Esta es mi reflexión:

     Sí, podrá decirse que una vez más se pisotea la institucionalidad y la legalidad dentro de gobierno, pero en honor a la verdad esto era como el título de una famosa novela de García Márquez, Crónica de una Muerte Anunciada. En buena parte nosotros mismos como votantes nos buscamos eso (ustedes porque yo voté por Bernal) al votar por Bosco, por ser como dice Andrés Vega “Domplin”: un pueblo demasiado emocional, por olvidar las razones al llegar a las urnas y estampar el gancho en la casilla del que tiene  más cara de bonachón, por el que más llora o más caridad hace frente a las cámaras de televisión. Esta debe ser una lección para nosotros, un castigo por ser un pueblo que gusta del dramatismo y del escándalo. Bosco es la personificación de todo eso llevado al extremo y ya fuimos testigos de su tragicomedia que en buena parte también es la nuestra.  

3 comentarios:

  1. Creo que nosotros "El Pueblo Panameño" debemos ser reflexivos al votar en las proximas elecciones. Debemos recuperar la institucionalidad del Municipio de Panamá... Una entidad muy importante en el país

    ResponderEliminar
  2. Para mi todo tenia una jugada debajo de la manga, que tarde o temprano llegarian a usar para su favor...
    EMOcracia es el drama que vivimos.

    A.

    ResponderEliminar
  3. Muy agradecido por sus comentarios. Son un Sol!
    Joao Q

    ResponderEliminar

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!