22.3.12

Fóssil - Mocumentário



“Estou só, e atrás de mim uma fila indiana ensaiada repete cada gesto
Como estranhos espelhos
Natércia Pontes
Haciendo click aquí podrás bajar el nuevo álbum de Fóssil, Mocumentário
   Me he pasado la semana entera escuchando a una banda de Brasil –específicamente del Estado de Ceará pero radicados en São Paulo– que  se llama Fóssil. El 19 de marzo, día de San José patrono del Estado de Ceará,  estrenaron su disco Mocumentário[1].
     Vale destacar que no solamente he escuchado el material, pues el archivo en donde viene el álbum trae mucho arte visual, además de las letras de las poesías recitadas en medio de las canciones del disco.
     A través de Mocumentário, Fóssil brinda una excelente propuesta musical llena de matices progresivos y con arreglos muy limpios que dan cuenta del profesionalismo y talento de los músicos. Al escuchar el disco uno llega a pensar que está de viaje; las diferentes canciones por sí solas (y en una que otra con la ayuda de la poesía) van creando imágenes y puede que uno se sienta estar en la playa al atardecer como pasa en la canción Secesso o percibir cierta claustrofobia al escuchar O inventor (que es mi canción favorita del álbum).
      Anímense a bajar el documento, es totalmente gratis, libre de SOPA y si son amantes de la buena música, de seguro les gustará.


[1] Mocumentário: Adaptación al portugués de la palabra  mockumentary, que es un género cinematográfico de ficción con estructura de documental.

21.3.12

¿Taxis piratas o transportistas solidarios?

Ineficiencia. Ninguno de los dos sistemas de transporte público urbano ha logrado cubrir la demanda de la población.

     Como sucede casi siempre por estos lares del mundo, tenemos que volver a discutir los mismos problemas cada cierto tiempo. Nuestra memoria histórica se detiene en las coyunturas y con la misma facilidad las olvida, como si fuera un televisor prendido,  escena por escena en secuencia sin parar. Esta vez de nuevo la persecución contra los “taxis piratas”.
     Ya está el Metrobus andando, según se dijo el sistema sería cómodo, seguro y confiable. Es su eslogan. Lo repiten como papagayos las autoridades y voceros de la compañía MiBus. Lo cierto es que este servicio no ha logrado hasta el momento cubrir la demanda del transporte público en la Ciudad de Panamá y poco a poco van desplazando de las calles a los Diablos Rojos y ya en su totalidad a los buses que prestaban el servicio por los Corredores Norte y Sur conocidos como neveras, lo que implica un problema porque ahora hay menos buses, pero la población de la Ciudad no para de crecer y ese crecimiento necesita movilizarse diariamente.
      Los mal llamados “taxis piratas” están cubriendo una parte de esa demanda diaria de transporte, sobre todo en lugares alejados del centro de la Ciudad donde vive la mayoría de la gente del área metropolitana y por lo cual es mucho más difícil procurarse del transporte público para movilizarse. 24 de diciembre, Tocumen, Juan Díaz (al Este de la Ciudad), Torrijos Carter, Mano de Piedra, Santa Librada (al Norte de la Ciudad), Chorrera, Arraiján (al Oeste de la Ciudad) son algunos lugares desde donde se puede tomar algún “pirata” para desplazarse en la mañana y llegar al trabajo cómodamente, pagando una cuota muchas veces más económica de lo que podría costar tomar un Metrobus o un montón de Diablos Rojos para los trasbordos.
     Si bien esto puede acarrear sus problemas colaterales, hay que decir que los mismos son mínimos al confrontarlos con los beneficios que se obtienen. Tanto se habla de “desarrollo económico”, pero nadie habla de lo que tienen que hacer los ciudadanos para llegar a sus trabajos a tiempo y si tomar un Metrobus por las largas filas que se forman en las paradas se hace imposible,  el empresario (quien al final se lleva el crédito del “desarrollo económico”) no tendrá reparos en  descontar los minutos de la tardanza.
     La persecución contra los transportistas solidarios no tiene ninguna lógica. Aquello es torturar al mensajero, más bien al que escribe el mensaje, porque si existen “taxis piratas” es porque el transporte público (nuevo y viejo) y también el selectivo son ineficientes. Los “piratas” existen porque existen los no voy, porque los buses se llenan a reventar a horas pico, porque montar al Metrobus  implica perder dos dólares en una tarjeta que para acabar se daña y te cobra doble, porque la gente ha perdido la confianza y decide tomar el riesgo de montarse en un “pirata” porque es más cómodo, posiblemente más barato y hasta se siente más seguro tomando ese riesgo.
     Pareciera que la razón de tal persecución no es otra cosa que la manifestación de los intereses creados de la empresa MiBus y otras mafias del transporte que no cortan la calabaza, pero que tampoco prestan el hacha, y la falta de sensibilidad (por no decir otra cosa) de un montón de autoridades gubernamentales que no se bajan de sus Prados del año con escoltas –todo pago con nuestra plata– que corren raudas y veloces hasta en los peores tranques, porque hasta abrirles paso es obligatorio.  

19.3.12

Contando el concierto de Gentleman

Fotos cortesía de  María Gina Cipponeri, encuentrala en twitter: @ginsfloyd
    Llegamos (mi hermano Joalex y yo) y ya estaba tocando Célula, me emocionó mucho ver al Mosh (amigo de la juventud) tocando a la batería. Ciertamente, el man es un mostro, así como toda la banda, en especial el trio de viento, todos se veían muy jóvenes pero lo hacían muy bien. Dicen que es su primer toque y la verdad que qué bien empezaron ¡Sigan así muchachos!. Luego de un rato salió pureza natural, con un show que desde el principio cautivó al público. Imagínese un sujeto disfrazado de astronauta en media  tarima y que de la nada saque una bandera de Panamá. Fue una excelente escena para alunizar.

     En cuanto a la Secta, siempre tengo mis reservas, creo que Cat Boy muchas veces no deja escuchar las canciones por estar gritándolas, sí, porque no las canta, las grita. Además de eso, a pesar de querer asemejarse a un “guía espiritual del reggae” con sus constantes comentarios “críticos”, me parece que a veces no es coherente con sus ideas. Ejemplo, en algún momento empezó a despotricar contra la discriminación, pero luego se refirió a los homosexuales de una manera muy despectiva. Dejemos hasta allí ese punto.

     Los ánimos se caldearon un poco porque desde muy temprano (más o menos desde las 5 de la tarde) la gente estaba esperando a Gentleman, ya estaban dando las 7 y media y no salía y la gente que empieza a gritar, y el Chiqui Dub y el Cat Boy que se ponían nerviosos con la exaltación del público, y el soundcheck alargándose, y la gente seguía gritando y tuvieron que salir Los Evolution para que el público se calmara y Tamika y Mamadee fueron tranquilizando lo ánimos con sus melodiosas voces, recibían la ovación de la fanaticada panameña.

    Luego, salió el Caballero y otra ovación se mezclaba con las notas musicales de la banda y su voz. Humos de todas las esencias y densidades bailando en el vaivén del viento, la gente alegre, qué desorden.

    En un momento Tamika y Mamadee cantaban solas y decidimos regalarles la bandera nacional que habíamos llevado. Un seguridad la pasó y las chicas la recibieron con sendas sonrisas hermosas en los rostros y abrieron el emblema patrio de canto a canto. Otra ovación.

    El concierto iba transcurriendo, la gente en su griterío de pura euforia, muchas chicas pegaditas a la baranda entre el público, los celulares captando en video lo que se pudiera o tomando alguna foto, el humo, la música, alegría. Gentleman interactuaba “We love you Pánama” “this is a beutiful country”, “put high yours hands”, en un momento se acercó al público y tomó un teléfono celular cualquiera y continuó la filmación que estaba haciendo el dueño, se acercó mucho más al público en el propio límite entre la tarima y el gentío.

    Cuando todo se apaga y llega la hora de pedir otra, el público directamente empezó a gritar: Dem gone, Dem Gone, Dem Gone, y los músicos salieron triunfales… Tocaron otras dos canciones nuevas porque según Gentleman quería ofrecer algo más actual. Luego empezaron a sonar las notas con el estilo oriental pero no vino específicamente Dem Gone. Imagínese a Gentleman haciendo un cover de Sizzla, Women I Need You. Así de bueno fue.

Por si fuera poco, luego de Dem Gone salieron nuevamente para ofrecer una buena ñapa al público.

    La verdad la energía y la buena vibra de todos los músicos es de admirar, fueron prácticamente dos horas de concierto con la misma estamina alta; dudo mucho que alguien que haya estado allí pueda tenerles algún reproche, todo lo contrario, hicieron su trabajo con una maestría inigualable.

Fallos en la organización del concierto:

- El desorden para entrar. A pesar de que se había dicho que las puertas del Plaza Figali abrirían desde la 1:00, solamente se dejó entrar a la gente como a eso de las 3:00. La fila era larguísima y no había control contra los colones.

- Exclusividad de la cerveza. Creo que al final el consumidor es quien tiene que elegir, aquello de hacer contratos de exclusividad en un tipo de eventos de ese tamaño causa descontento entre los consumidores. Además la Coors Light es una cerveza muy muy mala, como la mayoría de las cervezas gringas: simple y sin cuerpo. Ni siquiera vale lo que estaban cobrando, los exorbitantes 3.50. Definitivamente el ánimo de lucro estaba a la orden del día. Ojo con el desplazamiento del mercado de las cervezas nacionales como ya pasó en Puerto Rico.

- Los bailarines. Lo siento, pero creo que se equivocaron de evento. Quizá si hubiera sido Dadi Yanki o algún reguetonero el artista principal hubieran sido la sensación, pero sinceramente parecía como si se hubieran equivocado de lugar y de momento.

- A la salida. Para salir fue lo mismo que para entrar, toda una odisea porque solamente había una salida y para acabar, por un túnel totalmente oscuro, ¿Qué hubiera pasado en casos de emergencia?

Aciertos en la organización del concierto:

- Traer Gentleman. No hay duda que la botaron.

- Bajar los precios de los boletos. Los precios de las entradas estaban muy accesibles, aunque hay que decir que hace algunos días atrás, no lo estaba.

- La seguridad. Incluso Gentleman dijo “this is a nice security”.



16.3.12

El noble arte de darse con los nudillos

Como en "El Club de la Pelea" de David Fincher, las peleas son simples y hermosas, es la manifestación más organizada de la anarquía y el honor.


     “El Flaco serviría de árbitro y se interpuso entre los dos, con la mano estirada al frente.
      –El que pega primero  mienta madre.
     Benedicto dejó caer la mano abierta sobre el dorso de la mano de Flaco, en señal de que mentaba madre, y se lanzó adelante. El puño cerrado rozó la oreja de Ricardo, enrojeciéndola.”
Del libro “Peccata Minuta”, Salón de clases, Pedro Rivera

   Debo confesar que siempre me gustó aquello de irme a los puños, aunque pocas veces lo provoqué. Nunca le negué un duelo de manos a algún condiscípulo o vecino, mucho menos me quedé pegado o insultado sin que el otro se llevara su par de jabs en el hígado, porque siempre buscaba las partes medias para sacar el aire, cansarlo rápido y no lastimarle el rostro, ¿pero qué iba a hacer uno si en medio del jaloneo te reventaban la boca? La furia te calienta el estómago y ese calor va recorriendo todo el cuerpo en cuestión de segundos partidos por la mitad y ver el rojo sangriento es mejor energizante que tomarse tres reds bulls seguidas.
    Habrá quien no me entienda o estará diciendo que soy un ser violento, un sicópata. Es su derecho pensarlo, como es mi derecho creer que Usted (quien piensa de esa manera) no tuvo infancia, no fue a la escuela, no salió a jugar fútbol a otro barrio, nunca hizo nada en su vida ni lo hace ahora, o al otro extremo, fue el punching bag del grupo, el sumiso que se aguantaba los insultos y los golpes sin decir ni esta boca es mía, en buen panameño, fue Usted manso congo y lo más probable es que lo siga siendo.
    En nuestros tiempos irnos a los nudillos era un mecanismo de resolución de conflictos, el primero al que recurríamos después de las controversias, el segundo y el tercero también. No había semana que no hubiera  uno o dos fightings en la escuela, muchas veces hasta los mismos profesores sabían y no decían nada al comité de disciplina, y pobre del compañero que dijera algo; ese quedaba relegado, se convertía en un sapo. Delatar un duelo implicaba perder el honor, una regla no escrita pero cumplida a sangre y fuego decía que aquel individuo sería ignorado por todos por varias semanas, era el error más bajo entre todos los errores irle con el chisme a algún profesor.
    Sin embargo los púgiles al día siguiente (a veces horas después) del asalto volvían a hablarse tranquilamente, jugaban pechito y quedaban en el mismo team en la birria de fútbol o de básquet en la hora de educación física, todo volvía a su normal curso hasta que hubiera otra controversia, una mentada de madre o una broma de mal gusto ya vas a ver a la salida como te voy a dar mongo y sonaba la campana.  
     En el barrio irse a los puños era más espontaneo, en medio del juego de fútbol una patada bien dada o simplemente mal interpretada, podía comenzar todo con la misma facilidad con que terminaba, los otros laopecillos cerraban el círculo hasta que los dos se sacaran la madre y la hermana, tanto así que quedaban respirando por la boca como si quisieran tragarse el oxígeno entero del Corregimiento de Juan Díaz, por eso después toda la gallada se iba a la tienda, a veces algún lambón le pagaba la soda al ganador, pero el perdedor, como siempre, tenía que llevar su plata.
     Irse a los puños ya es cuestión de otros tiempos, una costumbre que casi no ponen en práctica las nuevas generaciones. Cuando me pongo a recordar todas estas cosas quedo pensando en la cantidad de niños y jóvenes que hubieran salvado su vida si en vez de sacarse cuchillos y armas de fuego, se hubieran dado puños hasta cansarse. Ya no hay peleas cada semana en la escuela, pero en las noticias salen los apuñaleados de los planteles en las respectivas camillas, cosidos por las agujas de venoclisis y en el peor de los casos empiezan los tiroteos en las canchas de fútbol y más de uno, que para joder puede que ni hubiera estado metido en la cuestión, queda perjudicado.
    Lo mejor de aquellos tiempos nuestros es que podías embolillarte  hasta pelarte los nudillos, reventarte las cejas, hincharte las manos como en el cuento que Cortázar “Las manos que crecen”, podías revolcarte por el suelo y romperte el sueter entre todo el jaleo, pero nunca nadie se atrevió a sacar ni un cortaúñas, mucho menos un arma de fuego. Toda la adrenalina se nos iba entre los golpes, nos quitábamos las cosquillas y seguíamos adelante como pequeños caballeros.

El Reto - Rubén Blades  


7.3.12

Joaquín Beleño - Curundú (1956)

  
 

    El link que está arriba contiene una joya de la literatura nacional que no encontrarán en ninguna parte a menos que vayan a la Biblioteca Nacional Ernesto J. Castillero. Se trata de la Novela titulada Curundú del escritor Joaquín Beleño, ganadora del premio Ricardo Miró en 1956.
    Me tomé la molestia de digitalizar la obra entera y convertirla a PDF, todo esto con la finalidad de que esta obra no quede sepultada bajo el olvido, ese alud desdeñoso que va cubriendo, incluso prematuramente, tantas cosas hermosas en nuestro país.
    Les pido encarecidamente que compartan esta obra con otras personas que pudieran tener interés en su lectura.
    Si acaso les gustó esta iniciativa háganmelo saber para seguir digitalizando obras de este tipo.

5.3.12

En el campamento Ngäbe: Nicolasa Jiménez


     Nicolasa Jiménez, Representante del Corregimiento de Cerro Caña en la Comarca Ngäbe nos habla sobre la lucha por la vida que lleva este pueblo contra grandes emporios económicos, que con el beneplácito de autoridades gubernamentales, quieren desarrollar (y están desarrollando, como ejemplo: la hidroeléctrica de Barro Blanco) proyectos de mineros e hidroeléctricos dentro de esta región sin contar con la aprobación de la comunidad Ngäbe.
    La dirigente aprovecha la ocasión para agradecer el apoyo de diferentes agrupaciones y personas naturales en esta lucha.
    Exhortamos a visitar el campamento Ngäbe ubicado en La Plaza 5 de Mayo (Junto a la Asamblea Nacional de diputados) como una muestra de solidaridad para con quienes además de luchar por los derechos de su pueblo, sino también por la preservación de la riqueza natural de Panamá. Además pueden llevar algún alimento seco o brindar su aporte económico para que el campamento sea sostenible.

4.3.12

En el campamento Ngäbe: El pequeño Ramiro




     El pequeño Ramiro tiene 5 meses de nacido y uno de lucha por su pueblo. Llegó al campamento Ngäbe de La Plaza 5 de Mayo (Plaza Legislativa) desde hace un mes, para junto con su familia apoyar la lucha por sus vidas, sus hogares y su cultura, es decir la lucha contra las mineras e hidroeléctricas que gigantescos consorcios económicos con el beneplácito de autoridades gubernamentales pretenden construir no sólo dentro del territorio Ngäbe, sino en todo Panamá.
     Se aconseja a quienes vean este video que vayan a dar una visita al campamento como muestra de solidaridad para con el pueblo Ngäbe, mejor aún, llevar alguna contribución, quizá una lata de leche en polvo para Ramiro o alimentos secos.