21.3.12

¿Taxis piratas o transportistas solidarios?

Ineficiencia. Ninguno de los dos sistemas de transporte público urbano ha logrado cubrir la demanda de la población.

     Como sucede casi siempre por estos lares del mundo, tenemos que volver a discutir los mismos problemas cada cierto tiempo. Nuestra memoria histórica se detiene en las coyunturas y con la misma facilidad las olvida, como si fuera un televisor prendido,  escena por escena en secuencia sin parar. Esta vez de nuevo la persecución contra los “taxis piratas”.
     Ya está el Metrobus andando, según se dijo el sistema sería cómodo, seguro y confiable. Es su eslogan. Lo repiten como papagayos las autoridades y voceros de la compañía MiBus. Lo cierto es que este servicio no ha logrado hasta el momento cubrir la demanda del transporte público en la Ciudad de Panamá y poco a poco van desplazando de las calles a los Diablos Rojos y ya en su totalidad a los buses que prestaban el servicio por los Corredores Norte y Sur conocidos como neveras, lo que implica un problema porque ahora hay menos buses, pero la población de la Ciudad no para de crecer y ese crecimiento necesita movilizarse diariamente.
      Los mal llamados “taxis piratas” están cubriendo una parte de esa demanda diaria de transporte, sobre todo en lugares alejados del centro de la Ciudad donde vive la mayoría de la gente del área metropolitana y por lo cual es mucho más difícil procurarse del transporte público para movilizarse. 24 de diciembre, Tocumen, Juan Díaz (al Este de la Ciudad), Torrijos Carter, Mano de Piedra, Santa Librada (al Norte de la Ciudad), Chorrera, Arraiján (al Oeste de la Ciudad) son algunos lugares desde donde se puede tomar algún “pirata” para desplazarse en la mañana y llegar al trabajo cómodamente, pagando una cuota muchas veces más económica de lo que podría costar tomar un Metrobus o un montón de Diablos Rojos para los trasbordos.
     Si bien esto puede acarrear sus problemas colaterales, hay que decir que los mismos son mínimos al confrontarlos con los beneficios que se obtienen. Tanto se habla de “desarrollo económico”, pero nadie habla de lo que tienen que hacer los ciudadanos para llegar a sus trabajos a tiempo y si tomar un Metrobus por las largas filas que se forman en las paradas se hace imposible,  el empresario (quien al final se lleva el crédito del “desarrollo económico”) no tendrá reparos en  descontar los minutos de la tardanza.
     La persecución contra los transportistas solidarios no tiene ninguna lógica. Aquello es torturar al mensajero, más bien al que escribe el mensaje, porque si existen “taxis piratas” es porque el transporte público (nuevo y viejo) y también el selectivo son ineficientes. Los “piratas” existen porque existen los no voy, porque los buses se llenan a reventar a horas pico, porque montar al Metrobus  implica perder dos dólares en una tarjeta que para acabar se daña y te cobra doble, porque la gente ha perdido la confianza y decide tomar el riesgo de montarse en un “pirata” porque es más cómodo, posiblemente más barato y hasta se siente más seguro tomando ese riesgo.
     Pareciera que la razón de tal persecución no es otra cosa que la manifestación de los intereses creados de la empresa MiBus y otras mafias del transporte que no cortan la calabaza, pero que tampoco prestan el hacha, y la falta de sensibilidad (por no decir otra cosa) de un montón de autoridades gubernamentales que no se bajan de sus Prados del año con escoltas –todo pago con nuestra plata– que corren raudas y veloces hasta en los peores tranques, porque hasta abrirles paso es obligatorio.  

2 comentarios:

  1. Muy buen artículo. Me sentí identificado con el estilo de redacción, sencillo y con ciertas palabras o frases populares. Siga así hermano!

    ResponderEliminar
  2. acá en México pasa exactamente lo mismo! :P
    Un favor, estoy participando en un concurso en México, podrías ayudarme con tu voto? sólo da click y ya, es muy fácil, no tienes que inscribirte ni nada :) En el blog viene el enlace.
    gracias!
    saludos.

    ResponderEliminar

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!