10.6.13

Mamá en la cocina


A mi madre Frida Govea García

Llevo registrada en la memoria aquella sensación que se instalaba en mis papilas. Mamá seguía junto a la estufa terminando el desayuno de mis hermanos, yo la veía, vestido con el uniforme escolar que ella me había planchado la noche anterior, nos dividía la mesa y el pasillo del comedor, pero la conexión entre cocinera y comensal, alimento propiamente, nos conectaba tanto entonces como en este momento en que recuerdo el amarillo vivo de la tortilla frita, las salchichitas guisadas con sus tiras de cebolla y el queso blanco, aunque la distancia entre nosotros sea de miles de kilómetros.
Medito sobre ese hecho y no podría salirme más cursi la cuestión: Si hay algo que tengan en común la comida y el amor es que ni el uno ni la otra tienen una lógica definida en relación con los sentidos.

1 comentario:

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!