16.7.13

En el momento cierto

Cosecha propia: 15.07.2013, Porto Alegre/ RS
            En punto la hora de la degradación de los colores de la jornada, allí cuando las sombras se apropian del paisaje. Ya se va la luz solar y se ven unas cuantas estrellas y en toda la noche no se verán muchas otras; la urbe, vasalla de la luz artificial y del humo de tantas combustiones, se olvidó de dar espacio a la luz de los astros de terribles distancias que se incrustan en la oscuridad y la hacen más galana, aquí en la ciudad es difícil apreciar el firmamento debidamente, ya dijo Galeano que en las ciudades la gente pide ver las estrellas y que las estrellas piden ver a la gente de la ciudad, pero este no es momento de protestas, porque hay que seguir hasta donde sea posible el movimiento de la estrella más cercana que se despide de nosotros para alumbrar a los vecinos de otros continentes.

            Son pocos minutos de tregua. Las penumbras, graves acreedoras de su tiempo y espacio, dejaran todo listo para que inicie aquí la vida nocturna y sus peculiaridades, millones de posibilidades de acontecimientos aleatorios, es aquello de la contemporaneidad que todo ha dejado transpuesto y es la noche propicia para esclavizarse mientras otros enamoran, conmemoran o descansan. Son pocos minutos de convivencia armónica entre sol y sombra, propicios (por hoy) para quedarse estático viendo al horizonte, su mágica transformación. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!