5.10.13

El Estado, la Ley, sus límites III*

            
           La ley es tan necesaria como el Estado que la crea.  Eso, como ya hemos dicho, es un tema totalmente superado. El problema está en la delimitación de las dimensiones del Estado y de su ley.  Por tradición errónea, el Estado brasileiro todavía insiste en tutelar toda la vida de la sociedad, creyéndose imprescindible, sin tomar en consideración a quienes deberían decidir acerca de ello. El Estado nacional, de esta manera, todavía no se dio cuenta o no quiere darse cuenta que la sociedad evolucionó  y que muchos de sus componentes adquirieron completa madurez y autonomía. El argumento de que su presencia es esencial para el equilibrio en las disputas naturales entre capital y trabajo, por ejemplo, es sólo parcialmente verdadera. El trabajo, agrupado en la colectividad  de los sindicatos ha demostrado suficiente fuerza como para alcanzar conquistas que el propio Estado no tendría condiciones de exigir. El desnivel económico, aunque claramente existente, lo es por la presencia muchas veces sofocante del Estado y esto puede llevar a una interrogante preocupante: si acaso no será el Estado creador de ese desnivel. Detentando su exclusividad legal, el Estado insiste en pretender resolver toda la vida social, valiéndose de la ley como instrumento de acción. Incluso ante la realidad brasileira, en donde existen tantas diferencias regionales, la uniformidad del mando estatal encuentra naturales barreras culturales, raciales, lingüísticas,  de costumbres, todo esto contribuye a la desestabilización de la plena eficacia legal.  
            El Estado brasileiro tiene que entender que, entre más utiliza la ley para demostrar su función de absolutamente esencial y la fuerza de su poder, menos útil se torna, por otro lado, deja pensando en la credibilidad de su existencia, a todas luces, cuestionable.
________
*Nuestra traducción libre del português. PACHECO BARROS, Wellington. A interpretação Sociológica do Direito. Porto Alegre: Livraria do Advogado, 1995. Págs. 80-81

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!