24.10.13

Mictório

R. Joaquim Nabuco com R. José de Patrocinio "Opinião"- Cosecha Propia.
            Puede parecer de mal gusto. Pero pensé en todas aquellas paredes en las que apoyé las manos, a veces sin siquiera apoyarme, pero dejándome fluir. Muchas veces en la penumbra y con el estómago cargado de cerveza. Algunas veces leí el mandato negativo, pintado en grande con spray como hacen los chinos en las paredes de las tiendas, o un anuncio sencillo-cualquiera que no llegó a persuadirme, de hecho leerlo era una provocación al instinto animal, a la siempre culpable ingenuidad en este caso sería la insensatez, pero a las dos vale culparlas de la juventud. Puede ser que ha llegado la edad de ser más responsable, más limpio, menos ocioso, pero esta vez fue diferente, vi el dibujo bonito y lleno de detalles, leí la frase, nisiquiera un mandato negativo, solamente una indicación en sentido negativo, lo que la pared no es, pero principalmente el dibujo, sus detalles.

            Me fui todo el camino pensando en la pared, en las letras, en la ventaja anatómico-práctica que tenemos frente a nuestras compañeras, en todos los muros y paredes que han acumulado las míseras humedades derramadas sobre ellas con desdén, por padres e hijos enseñados por sus padres, esa malacostumbre de generaciones interminables de machos. Pensé con profundidad en las cantinas del interior, esas que tienen rocolas llenas de cantadera y pindín. A veces la rocola es un lujo de imposible propiedad, lo que nunca falta es el servicio de hombres con una tubería agujereada cuya agua cae en la pared a veces hay algunas bolitas de naftalina—  para que todo fluya lejos y no hieda. Pensé en que esa indefensa pared no tiene nada similar que la salve del hedor y solamente el dibujo y las palabras tratan de evitar que algún mal samaritano se apoye de manos en ella o sin necesidad de ello, se deje fluir allí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!