11.8.14

Inertiatic


          Onomatopeya de The Mars Volta, ahora está perdido/nou-an-los; un vértigo sónico, reproducción de beats coordinados o paralelos, progresivos, Lo que quiera que fuese poco tiene que ver con lo que escuchan de cerca, todos sus ritmos cadentes, tautológicos, empobrecidos de tanta máquina y poco instrumento, un budun bum bum mueve el bumbum (¿qué decir de las líricas?), sin embargo la democracia y los gustos ganan por mayorías, y es una demanda no inventariable de absurdos sus decisiones y su “música” que debe permanecer entre comillas para respetar a la Música. Con toda esta estridencia de estética uniforme, de prefabricación artística a borbotones hay nuevas razones para reflexionar en el aparente caos de una Música diferente, que haya tantos que la  ignoren a propósito o que les da pereza escudriñar es el nuevo regocijo de comités de control y censura, ya sin ninguna razón aparente de existir aún viven cómodamente con las asignaciones del presupuesto público, tras los despachos los buro-censores sonríen tranquilamente recordando otros tiempos en los que se esmeraban en la pantomima de sus labores para sancionar obscenidades y otros artículos cursis que ahora son el pan de consumo industrial, jugada histórica como un monumento de la sicología inversa que es quizá el éxito de tanta porquería que suena en la radio, la prohibición que invitó  el consumo y la aceptación del doble sentido y la matanza, de lo que se trata ahora es que todos escuchen lo mismo que se requiere que escuchen, una especie de puré fácilmente digerible al tímpano levemente condimentado con algún picante sexual o violento, nada de melodías extrañas ni dificultades filosóficas en las líricas.      

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!