17.8.15

Sinceridad


           Cuántas veces fuimos niños y lo suficientemente tontos como para decir la verdad y saber que seriamos castigados por eso? Yo he seguido siendo un niño, diciendo la verdad a sabiendas de que habrá certeza de castigo para mí, sentir que es uno el que está equivocado mientras los otros dicen mentiras o gambetean la verdad, verlos rondar en sus ademanes y oírlos llegar a ningún lado. Cha, te pones filosófico... pero efectivamente mi querido Watson, eres tú el que está equivocado, si sabes que serás castigado por decir la verdad: entonces para qué la dices? Yo también fui niño y comprendí con los primeros correazos que a veces es mejor ocultarse ciertas cosas, no decirle las vainas a los papás en la cara porque eso es una falta de respeto, tu proceder es ni más ni menos una forma infantil de actuar la cual no has superado nunca y es peor porque te resistes a hacerlo, vuelves como el perro a halar el cuero del zapato. Es que no puedo, no puedo decir mentiras, tampoco puedo maquillar las verdades, nunca pude aprender, oía a los compañeros de la escuela decir mentiras, luego en la universidad y en los trabajos veía el proceder de los hipócritas y todos eran premiados, todos los falsos siempre llegan rápido al objetivo, y yo nunca pude ser así, pero sabes qué? Me cuesta llegar, pero llego. Ja ja ja, llegas por insistencia, pasas como un terco, llegas cansado, eres inoportuno o peor: anacrónico, poco táctico me dijo una vez un profesor en la U, así mismito. Cuesta, cuesta no saber mucho de formas y de diplomacia y quisiera, me esfuerzo pero me va saliendo el cobre, el ki sayayin que se siente en el planeta de Caiosama y siempre termino por herir sentimientos. Verga, mátate mejor, mátate, no seas así, esta sociedad no te merece, en verdad eres tú el del problema mira, y tienes que arreglarte, analizarte, no estamos en  la Alemania de la decisión final ni en China de sentencias capitales por el porte de una bolsita de pichi, estamos en el trópico papá, relax, no lleves las vainas tan a serio, mejor quédate callado cuando sientas que vas a decir algo que pueda incomodar, lo que vas a hacer es que vas a andarte por la vida rompiendo los puentes, diciendo verdades ácidas que en verdad aquí a nadie le importan, o es eso o te mudas hijo, lejos, cuidado te van  matar es qué, como a Roque Dalton o a Mandela, chucha, pero a Mandela no lo mataron. No? en serio? No, a Mandela lo tenían preso; bueno ya viste, eres el sabiondo pues, cuando es así mejor quédate callado y no lleves la contraria, eso lo dije nada más para joderte. Voy a tratar de hacerte caso, de ahora en adelante pensaré que a Mandela lo mataron, ok, como quieras, pero eso de estar diciendo la verdad por allí y contradiciendo a la gente no es bueno, =(

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!