31.8.15

Y

            Todos casi muertos, es el hambre, porque han pasado tantos días y no hay trabajo, ni camarones; camarón? Eso qué es? Sí, los hábitos alimenticios han cambiado a la fuerza: catadores de pescuezos de pollo Panamá, de sopa de rabo y sal, de mondongo a la culona sin chorizo, búsqueda de hilachas de proteína entre las presas de piltrafa,  de repente tuna menudita que parece comida de gato o sardina en lata cogida en el achiote industrial, pero camarón? Eso es otro olvido, como los días de las cervezas Old Milwaukee de contrabando o los teléfonos públicos que tenían tres minutos gratis, la galleta nutricional y el tercio de leche antes del recreo en la José Agustín Arango, a veces a las once y cuarenta y cinco había almuerzo y los hindúes de Las Quinientas y Vista Hermosa no podían comer cuando era vaca, hubo rumores de apaleados (niños) en las ceremonias religiosas por el brahmán luego de profanar la santa carne de res en el almuerzo escolar, en ese entonces los del ME -hoy MEDUCA- ponían un buen pedazo de carne gratis en el plato por allá por los tiempos del gobierno del Toro, no como en la U que la mayoría de las veces era menú de salchicha de tercera aunque el guiso era bueno, había que pagar un peso y hoy hasta eso lo quieren quitar. Hace hambre, se sufre, y ya a las jumbo ferias las esconden, cuando menos con esas filas la gente tenía un montón de arroz en casa que con un huevo engañaba a la intranquilidad de las tripas. Control de precios? Solo funciona oficialmente y la propaganda gubernamental no llena estómago, camarón come Varela de gratis o pagados con los impuestos, y cerquitita tantas casas y cuartos con las pailas viradas, no es que falten ganas de cocinar, más bien no hay qué.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!