28.10.15

N

            Hundido. La tierra se había tragado todo vestigio de aquel chino de la película de la patrulla de la montaña, ellos andaban dizque cuidando a unas especies de caballitos que solamente nacen allá bien arriba en China, de la piel del caballito hacen ropas muy caras, la piel del caballito es cara entonces, vil metal es todo vil metal, es la piel del caballito y vil metal es el chino que se tragó la tierra, porque él también andaba en la búsqueda del vil metal, al final se destapó aquello que los de la patrulla de la montaña también estaban en el negocio de comerciar las pieles que les quitaban a los cazadores clandestinos, vil metal. Con el medio ambiente es así, todo parece al final cagar al planeta unas cosas menos que otras sí, pero igual le hacemos el daño, la luz que gastamos, malo, la que ahorramos –bueno- se la gasta multiplicada por cincuentamil veces una industria. Yo discuto con Rosy sobre comidas exóticas y socialmente aceptables; le digo que es lo mismo comer un manatí que comer una vaca, igual es una vida, y no sé hasta qué punto yo estoy en lo cierto o en la equivocación, pero creo que disfrutaría mucho el sabor del manatí por el solo hecho de no poder comerlo todos los días, en ese mismo orden de ideas quien sabe si será tan dañino recoger el algodón de Uzbekistan y matar a todos los árboles que secan el Mar Aral o si acaso valdrá la pena tanto cuidar a un caballito de los que nacen en China, bien arriba, o sea será que estamos invirtiendo en una industria de por sí fallida? Fallamos cuando los ríos ya están llenos de basura, tiramos toda nuestra caca al mar y en estos días estaba viendo aquello de que nuestros desechos son el mejor fertilizante que puede haber, es decir estamos haciendo la cagada doble, tiramos la mierda y el papel higienico al mar, eso contamina y por otro lado, estamos desperdiciando todo ese abono, hey no es relajo! Hasta estuve viendo esa película de misión a marte y el tipo cultivó papas con tierra marciana y su propia mierda… Sí, eso es todo un debate lo que estamos haciendo con nuestro hogar, yo no me considero de esos ecologistas fundamentalistas, pero sí tengo que decir que no estamos haciendo la cosa tan bien como podríamos llegar a hacerla, cuando menos dividir las basuras entre lo reciclable y lo orgánico, darle los sobrantes de la comida al banco de alimentos o las sobras de las sobras a los gatos y perros de la calle, cultivar las tierras de árboles, aunque la gente prefiere campañas más abstractas y lejanas a su realidad como cuidar un delfín o sembrar un árbol y luego quien sabe cómo logrará vivir aquella planta, total: está en estado vegetal. 

25.10.15

Ñ

Una cosa lleva a otra. Tecnología, específicamente shazam, Los Hongos de Señor Loop, luego del diálogo psicodélico la musiquita de fondo, yo sabía que eso debía llegar a alguna parte y me llevó a Pass the Peas de The JB´s, qué loooooco dirían Murdercai y Rigby, mi mente me lleva ahora a la cómica Un Show Más buena para reírse un rato, pero me gusta más Hora de Aventura, por alguna razón creo que va con mi personalidad y al verla me gustaría volver a ser niño en esta post-contemporaneidad luego recuerdo la escuela y siento que es suficiente imaginar lo que pude haber pensado siendo un niño y tener que ver esas animaciones tan surreales, no poder comprender tantas cosas que quizá en un futuro… De Los Hongos a Pass the Peas con el shazam como catalizador, Samurai X a Hora de Aventura, la televisión y sus pocas cosas útiles; tanto que está allí oculto o esperando ser descubierto, por eso es que ni todo el tiempo de una vida da para conocer toda la cultura existente, sin embargo el teléfono inteligente lo usan namás para estar chatiando awebasones como si toda la evolución se resumiese a eso, o de cada quien con sus capacidades y el uso que le da a sus herramientas. 

21.10.15

O

De obtuso. Quien haya visto shawnshank redemption, se percató de cuánto esta palabra puede molestar a alguien; se prefiere el eufemismo de conservador u otra cuestión que sea menos insulto intelectualoide, porque da para percibir que quien entienda la palabra en su peyorativo debe tener un vocabulario no tan pobre, inclusive está quien no entiende nada por aquello, el que considera que algo de eso tiene que ver con geometría y nada más… Me duele ponerme obtuso, que se me cierre el entendimiento y no poder controlar mi ira, cuando es así estoy hecho de barro, soy susceptible, ensucio y desagrado; y cuando se ponen obtusos conmigo, reclamo y me vuelvo obtuso también, sobre todo en los últimos días en los que no he sido justo y los últimos días muy particularmente me han tratado mal, eso multiplica mi margen de obturación, qué diablos! Este camino lo he elegido y debo ser responsable de cada paso dado por más cloaca en que caiga… Cuando menos ya no hay migrañas y eso ya es bastante bueno, pero entre las indicaciones para evitarla está lo de no coger rabia y eso ha sido más difícil que evitar cualquier ingesta inadecuada o cualquier desensibilización, no se puede ser perfecto pero lo que quiero es no pensar tanto en el desastre que se viene porque eso me pone impotente y mis ánimos se vuelven una caldera de presión, a veces debería pensar más en engañarme a mí mismo y creer que todo estará bien, como hace tanta gente, pero tengo siempre ese presentimiento certero que inclusive cuando no da en el blanco, me hace auto cumplir las profecías.

18.10.15

P

O el ingenuo puedo ser yo, apego ciego a la contemporaneidad, automóvil, sedentario; ver el horizonte lejos los árboles montañas y las cercanías pululantes de basura, Capira, el auditorio donde los niños juegan fútbol. Me deprimo con un problema súbitamente el derrotismo/una falta de apoyo-cualquier cosa, aunque sigo trabajando para no llegar a la cúspide de la decadencia que escupe lava y quema todo… Verga, qué sueño, mierda, qué espanto, me veo al espejo y reclamo un poco de orden, varios días sin ejercicio, noches lleno de costillas agridulce de la China de Chame y papitas fritas, no vuelvo al alcohol sólo porque me hace gravemente improductivo en las mañanas)(la goma me llegaba de repronto, estaba acomodando algunas cosas de la chupata y me despertaba treinta minutos tarde y con un olor a destilado que no se pasaba con mentitas, qué barbaridad, qué porquería, no vuelvo al trago, cuántas veces me mentí a mí mismo? Cuántas ocasiones dejé de ser yo para ser el títere narcotizado? Contemporaneidad, todo al acceso de la mano, smartphone-dependiente, el miedo más grande de muchas y muchos es estar sin red, el mío a veces, sobre todo cuando vengo a postear alguna cosa y no consigo o cuando quisiera sentarme a escribir una cosa y la compu está lejos, mi generación está en el ocaso de sus costumbres y ya no existen internets café, gente que bloguea desde el teléfono y yo que nunca he podido, contemporáneos, hago una defensa repitiendo como papagayo una idea que en nada me beneficia, como miles defendiendo un capitalismo que los aplasta u otros amando el comunismo en la teoría que mata en la práctica de hambre a Coreanos, Dios te invoco, no sé para qué, tú sabrás si contestas.

14.10.15

Q

El dilema de la barba es también un problema de vanidad, dejársela crecer y parecer más viejo o un indigente, y si está de moda qué bonito pero si no o se es como más viejo o se es un semi-indigente y mientras eso se piensa la barba crece, lentamente, día pasa y décimas de milímetros van poblando la cara, puntitos negros que se fueron haciendo largos y el espejo los fue viendo crecer como niños a los ojos de sus padres, aunque más rápido, espejo, ese pedazo de vidrio a nadie censura, es un testigo mudo y no aparenta tener vida, solamente un reflejo de ella y parte de eso es la barba o un reflejo de ella. Y cuando el barbudo va manejando y pensando en cosas tan obvias que parecen imposibles desde allí, también se va frotando la barba, cuando se rasure no podrá hacer eso, no podrá pensar y tocase la barba, quizá agarrarse la quijada entre el índice y el pulgar pero no es lo mismo, porque solamente un hombre puede saber lo que es pensar y mientras tanto tocarse la barba, es algo así como una autoseducción, un estímulo dopamínico de lugar común pero que es imposible sin barba, sin pelos en la cara. Pensar que todo comenzó por la pereza de rasurarse en las mañanas, todas las mañanas rasurarse, uuuf, mejor no, mejor es la barba hasta que se vaya la pereza, pero luego se dio cuenta que a la barba también hay que cuidarla, cortar los vellos que crecen mal, rasurar los límites para dar forma, por lo menos tres veces a la semana y eso quita la misma cantidad de tiempo, quizá más que rasurarse todos los días, y en ese cuidado la barba se vuelve una amante, bien cuidada, y amada pero un día vuelve nuevamente la idea de la pereza, rasurarla y resignarse a hacerlo todos los días, matarla de raíz, para que un día vuelva a crecer en un ataque de pereza, y muere la barba, la barba amada reducida a barba muerta, pero sobre todo barba cíclica porque algún día vivirá de nuevo aunque la corten hoy. 

11.10.15

R

Eloy Athanasiadis le cuenta sus problemas, no sabe hasta qué punto todo eso era necesario si ya le había preguntado qué era lo que necesitaba; se ve reflejado en un espejo cuarenta años después, quizá cuarenta y cinco, arrugas, canas, pesadez de la vida y tiempo sobre la carne, se asusta con las revelaciones pasadas de su vida, como si lo hubiese estado observando, como si supiera cada movimiento que ha dado inclusive los más intrascendentes o los que hizo en la oscuridad, y va contando otras secuencias de antaño y saberes que conoce por su avance cronológico pero que los vende como verdades nuevas y recién descubiertas, el nuevo que escucha se siente ofendido pero luego viene otro dato más específico sobre su vida y es un calofrió y miedo de vuelta. El anciano tiene su técnica, sea como sea no parece un vicioso y después de la incomodidad el nuevo le dice que le dará siete dólares para que haga lo que a bien tenga, también le compra una sopa, espera que no sea ese su futuro y se resigna a que llegue lo que tenga que llegar pero promete prepararse para que no se haga cierto ese presagio de la visita del futuro miserable.

7.10.15

S

          Hoy es la coyuntura y su dilución, como un plástico que se va quemando con algo caliente de cerca y se va volviendo líquido, así es más o menos el periódico a la exposición de candela que se oxida rápido transformado en negras cenizas y vuela con la primera brisita, día a día son las mismas historias una secuencia de fotos que van poniendo en un data shou con otra gente o en lugares distintos, pero las secuencias no dejan de sorprender en parecido, quizá cambie el estilo; hasta qué punto es diferente el hoy de Varela y el ayer de la dictadura? No puede hablarles este servidor con la propia experiencia de un sobreviviente lúcido de los sesenta en adelante, pero he escuchado y leído algunas cosas y compararé como no se debe. Dicen que entonces hubo muertos por orden de la Fuerza Pública, desaparecidos, torturas, a ciencia cierta pocas cosas de estas se han probado en los tribunales, no hay comisión de la verdad que sirva ni museo de historia contemporánea que se haya puesto en el trabajo de abrir las puertas y dejar que se sepan algunas cosas… Hoy está sangriento de uno o dos muertos por día, con suerte no sube a cuatro el conteo diario, desapariciones forzosas, secuestros de niñas por el interior, crudo crudo, y no puede comprobarse si el gobierno u autoridades estén detrás de la situación, lo que sí debe decirse es que el Estado está allí para evitar que corra tanta sangre, como si guerra civil fuese, pero cada vez está más ausente, más distante de la población, más preocupado en resolverle los problemas a los Motta que a los que no son dueños del aeropuerto y que son mayoría. Hablando del aeropuerto, ojalá los muertos y los secuestrados no les lleguen hasta allá, pero si llegan, sería solamente parte de la realidad del resto del país, no es que nadie esté bien como dicen los grafitis, pero tampoco es que la vaina esté tan bonita como las fotos llenas de edificios y lucecitas de colores con una leyenda en tipografía sofisticada: Conozca Ciudad de Panamá… Esa no es la realidad de allí cerquita por Ernesto Córdoba o el propio Tocumen, a los alrededores del aeropuerto y qué hay del resto del país? Acaso no se ha vuelto David una meca del pandillerismo, qué decir de los cuatreros por Azuero que ya no respetan ni a las vacas flaquitas del fenómeno del niño que pareciese que nunca supieron las autoridades que ese tiempo de sequía y escasas lluvias venía, pero ese es otro tema olvidado, quizá por eso, por la prioridad que aquí tiene la coyuntura, la consecuencia es olvidar las soluciones de raíz y pensar siempre en el paliativo como norte- que Dios provea y nos ampare de pistoleros y varelistas.       

4.10.15

T

            Eve es ingenuo, el viento pega y mece las hojas, nace en ellas y corre vagabundo por pasillos de casa y otros bosques, le gustaría volver al taparrabo, cuando el ser humano era menos corrupto, lo interrumpen y el rectifica que solamente es una posibilidad, es como él imagina que fue, quizá ya para entonces era corrupto, un pariente menos evolucionado del sapiens que robaba violentamente lo cazado por congéneres, un Adán dejándose seducir. Su mente y voluntad debilitadas con los humos de los cigarros ajenos y cuando ve que se van yendo varios para sus casas aprovecha y pide un blanco mentol y fuma floreando los labios y mirando al cielo. Piensa en el despido, en los trabajos rutinarios, las madrugadas de labores que pasaron como un sueño irrelevante, si su hija habrá comido o no. Una bocanada que estorba, como si no estuviera disfrutando de la nicotina, qué pendejada es estar allí con humo entre los dedos y todo ese gris de salida por las narices, le pega la brisa y se va todo para todos lados, entra por las ventanas de las casas, pega en la cara de los motociclistas, viento, viejo e inconcluso, siente frio y golpea piedras una contra otra para ver si sale una chispa y coge fuego en las hojitas secas de pino, exento de preocupaciones e ideas sobre la profundidad de su memoria  o su lectura histórica, ojalá nunca hubiese habido edad media, ni moderna ni contemporánea, ojalá el deshielo haya quemado todo y solamente quede el hombre vagando nómada, sin ningún avance.