4.10.15

T

            Eve es ingenuo, el viento pega y mece las hojas, nace en ellas y corre vagabundo por pasillos de casa y otros bosques, le gustaría volver al taparrabo, cuando el ser humano era menos corrupto, lo interrumpen y el rectifica que solamente es una posibilidad, es como él imagina que fue, quizá ya para entonces era corrupto, un pariente menos evolucionado del sapiens que robaba violentamente lo cazado por congéneres, un Adán dejándose seducir. Su mente y voluntad debilitadas con los humos de los cigarros ajenos y cuando ve que se van yendo varios para sus casas aprovecha y pide un blanco mentol y fuma floreando los labios y mirando al cielo. Piensa en el despido, en los trabajos rutinarios, las madrugadas de labores que pasaron como un sueño irrelevante, si su hija habrá comido o no. Una bocanada que estorba, como si no estuviera disfrutando de la nicotina, qué pendejada es estar allí con humo entre los dedos y todo ese gris de salida por las narices, le pega la brisa y se va todo para todos lados, entra por las ventanas de las casas, pega en la cara de los motociclistas, viento, viejo e inconcluso, siente frio y golpea piedras una contra otra para ver si sale una chispa y coge fuego en las hojitas secas de pino, exento de preocupaciones e ideas sobre la profundidad de su memoria  o su lectura histórica, ojalá nunca hubiese habido edad media, ni moderna ni contemporánea, ojalá el deshielo haya quemado todo y solamente quede el hombre vagando nómada, sin ningún avance.      

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Favor combatir la idea y no al mensajero, gracias!